¿Qué son los gastos hormiga digitales y cómo puedes evitarlos?

La Condusef explica qué son los gastos hormiga digitales y da algunas recomendaciones para recortarlos
Imagen: Especial

Todos hemos oído hablar de los gastos hormiga y cómo pueden afectar nuestras finanzas personales aunque creamos que no es así. Precisamente, la idea del gasto hormiga es que es imperceptible, pero drena nuestro recursos poco a poco. Pues bien, con la llegada del mundo digital y el consumo por internet, el estilo de vida de las personas ha cambiado y, por ende, también han aumentado sus gastos hormigas en el entorno digital. Te contamos qué son los gastos hormiga digitales y cómo puedes evitarlos.

Imagen: Especial

Según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), los gastos hormiga son pequeños consumos cotidianos que se realizan sin percibir el impacto que ellos tienen para la economía personal o familiar, pero que a la larga sí tienen efectos negativos en los ingresos de las personas.

Gracias a la llegada del internet, ahora se pueden clasificar en dos: gastos hormiga tradicionales y digitales. Los tradicionales son aquellos antojitos diarios que drenan el bolsillo, como las botanas, el refresco, los cigarros, y otros. Mientras tanto, los digitales son aquellos que se vinculan con el uso de aplicaciones de entretenimiento. Van desde música, pasando por cine y televisión, hasta llegar a transporte. Ejemplos hay muchos, pero se incluyen servicios tales como Netflix, HBO, Uber, Spotify y muchos otros.

De acuerdo con información de El Economista, la Condusef alertó acerca de los gastos regulares que las personas tienen a través de estos medios y que todavía pasa más inadvertido, porque el cargo se hace directamente en la tarjeta.

Pero, ¿cómo puedes evitarlos? Aunque estos servicios ya sean parte de tu día a día, es importante que los tengas bien detectados en un presupuesto, para saber exactamente cuánto gastas en ellos y cuáles son realmente indispensables para tu vida. Por ejemplo, en lugar de pagar por dos servicios de streaming de música o películas, valora realmente cuál te satisface más y corta el gasto que te produce el otro.

Imagen: Especial

Otra forma en la que puedes recortar este tipo de gastos es investigando los diferentes paquetes que te ofrecen estas aplicaciones, pues es posible que estés pagando un paquete personal por un servicio en el que a lo mejor te conviene comprar un combo familiar.