10 frases que la gente inteligente nunca dice en el trabajo

Estas frases tienen un poder especial: poseen una extraña habilidad para hacerte ver mal incluso cuando las palabras son verdaderas. Lo peor de todo es que no hay solución una...
Imagen: Especial

Estas frases tienen un poder especial: poseen una extraña habilidad para hacerte ver mal incluso cuando las palabras son verdaderas. Lo peor de todo es que no hay solución una vez que se escapan.

Te recomendamos: El tiempo de traslado a tu trabajo debería ser parte de tu jornada laboral

No estoy hablando de resbalones impactantes de la lengua, albures o imitaciones políticamente incorrectas. Estas no son las únicas formas que te harán hacerte quedar mal. A menudo son los comentarios sutiles, los que nos pintan como incompetentes e inseguros, los que causan el mayor daño.

No importa cuán talentoso seas o lo que hayas logrado, hay ciertas frases que cambian instantáneamente la forma en que las personas te ven y pueden arrojarte siempre bajo una luz negativa. Estas frases están tan cargadas de implicaciones negativas que minan las carreras en poco tiempo.

“Esta es la forma en que siempre se ha hecho”

El cambio impulsado por la tecnología está ocurriendo tan rápido que incluso un proceso de seis meses podría quedar desactualizado. Decir “esta es la forma en que siempre se ha hecho” no solo te hace parecer perezoso y resistente al cambio, sino que puede hacer que tu jefe se pregunte por qué no has intentado mejorar las cosas por tu cuenta. Si realmente está haciendo las cosas de la forma en que siempre se han hecho, es casi seguro que hay una mejor manera.

Imagen: Especial

“No es mi culpa”

Nunca es una buena idea echar culpas. Es preferible hacerse responsable. Si tuviste algún papel, por pequeño que sea, en lo que salió mal es recomendable ofrecer una explicación objetiva y desapasionada de lo que sucedió. Apegarse a los hechos y dejar que tu jefe y tus colegas saquen sus propias conclusiones sobre quién tiene la culpa. El momento en que comienzas a señalar con el dedo es el momento en que las personas comienzan a verte como alguien que carece de responsabilidad por sus acciones. Esto pone a la gente nerviosa. Algunos evitarán trabajar con contigo por completo, y otros atacarán primero y te culparán cuando algo salga mal.

“No puedo”

No puedo, no es culpa mía, son hermanas. A la gente no le gusta escuchar que no puedo porque piensan que significa que no lo harás. Decir que no puedo sugiere que no estás dispuesto a hacer lo que sea necesario para hacer el trabajo. Si realmente no puede hacer algo porque realmente careces de las habilidades necesarias, debes ofrecer una solución alternativa. En lugar de decir lo que no puedes hacer, di lo que puedes hacer. Por ejemplo, en lugar de decir “No puedo quedarme hasta tarde esta noche”, diga “Puedo venir temprano mañana por la mañana”. ¿Funcionará? “En lugar de” No puedo ejecutar esos números”, menciona “Todavía no sé cómo ejecutar ese tipo de análisis. ¿Hay alguien que pueda mostrarme para que yo pueda hacerlo por mi cuenta la próxima vez?

“No es justo”

Todos saben que la vida no es justa. Decir que no es justo sugiere consideras que la vida es justa, lo que te hace ver inmaduro e ingenuo. Si no quiere verte mal, debe atenerte a los hechos, mantenerte constructivo y dejar de lado su interpretación. Por ejemplo, podrías decir: “Me di cuenta de que le asignaste a Ann ese gran proyecto que esperaba. ¿Te importaría decirme qué fue que tomarán esa decisión? Me gustaría saber por qué pensaste que no encajaba bien, para poder trabajar en mejorar esas habilidades “.

“Eso no está en mis roles de trabajo”

Esta frase a menudo sarcástica te hace parecer como si solo estuvieras dispuesto a hacer lo mínimo necesario para seguir recibiendo un cheque de pago, lo cual es malo si te gusta la seguridad laboral. Si tu jefe te pide que hagas algo que consideras inapropiado para tu puesto (en oposición a lo moral o éticamente inapropiado), el mejor movimiento es completar la tarea con entusiasmo. Más tarde, programa una conversación con tu jefe para analizar tu papel en la empresa y si tu descripción de trabajo necesita una actualización. Esto asegura que evites parecer mezquino. También permite a ti y a tu jefe desarrollar una comprensión a largo plazo de lo que deberían y no deberían estar haciendo.

Imagen: Especial

“Voy a hacer una pregunta estúpida”

Estas frases demasiado pasivas erosionan instantáneamente tu credibilidad. Incluso si sigues estas frases con una gran idea, sugieren que te falta confianza, lo que hace que las personas que estás hablando pierdan confianza en ti. No seas tu peor crítico. Si no estás seguro de lo que está diciendo, nadie más lo estará tampoco. Y, si realmente no sabes algo, di: “No tengo esa información en este momento, pero lo averiguaré y me pondré en contacto contigo”.

“Lo intentaré”

Al igual que la palabra pensar, suena tentativo y sugiere que te falta confianza en tu capacidad para ejecutar la tarea. Toma posesión plena de tus capacidades. Si te piden hacer algo, comprométete a hacerlo u ofrece una alternativa, pero no diga que lo intentarás porque parece que no lo intentarás tanto.

“Esto solo tomará un minuto”

Decir que algo solo toma un minuto mina tus habilidades y da la impresión de que te apresuras en las tareas. A menos que literalmente vaya a completar la tarea en 60 segundos, siéntete libre de decir que no tomará mucho tiempo, pero no hagas que parezca que la tarea se puede completar antes de lo que realmente se puede terminar.

“Odio este trabajo”

Lo último que alguien quiere escuchar en el trabajo es que alguien se queje de cuánto odia su trabajo. Si lo hace, lo etiqueta como una persona negativa y baja la moral del grupo. Los jefes se dan cuenta rápidamente de los detractores que arrastran la moral, y saben que siempre hay reemplazos entusiastas esperando a la vuelta de la esquina.

Imagen: Especial

“Es flojo e incompetente”

No hay ninguna ventaja en hacer un comentario despectivo sobre un colega. Si tu comentario es exacto, todo el mundo ya lo sabe, por lo que no hay necesidad de señalarlo. Si tu comentario es inexacto, tú eres quien termina pareciendo un imbécil. Siempre habrá personas groseras o incompetentes en cualquier lugar de trabajo, y es probable que todos sepan quiénes son. Si no tienes el poder de ayudarlos a mejorar o despedirlos, entonces no tienes nada que ganar transmitiendo tu ineptitud. Anunciar la incompetencia de tus colegas se presenta como un intento inseguro para que te veas mejor.

Con información de Linkedin