Francia invierte más de 1.5 mdd en la primera patineta voladora para militares

El gobierno de Emmanuel Macron financia con más de 1.5 millones de dólares la capacidad militar de la primera patineta voladora para soldados. Fier de notre armée, moderne et innovante....
Imagen: Especial

El gobierno de Emmanuel Macron financia con más de 1.5 millones de dólares la capacidad militar de la primera patineta voladora para soldados.

Recientemente, Francia sorprendió al mundo con un soldado volador, el cual fue presentado en el desfile del Día de la Bastilla. Con un rifle en una mano, el soldado de infantería voló sobre el desfile militar en lo alto de un aerodeslizador. Debajo de la persona voladora había una serie de robots terrestres en el servicio militar. Arriba, chorros de humo teñidos, dibujando la bandera en el cielo. En un evento diseñado para celebrar todo el orgullo y el poder de los militares franceses.

¿Qué tan moderna e innovadora es esta patineta?

En detalles, la máquina es esencialmente moderna y fue inventada por Frank Zapata, el “Flyboard” se comercializó originalmente como un artículo recreativo, construida con ventiladores de conductos en la que un piloto podía pararse.

Imagen: Especial

En 2016, un usuario en el “flyboard” de Zapata redobló el registro de distancia para los vuelos. El dispositivo en sí mismo es novedoso y lo suficientemente arriesgado, incluso, su creador estuvo limitado durante algún tiempo para volarlo en Francia. La versión 2019 de la nave tiene una velocidad máxima de alrededor de 120 kilómetros por hora y un tiempo total de vuelo de 10 minutos.

El Flyboard trata de poner a humanos en el cielo con la menor cantidad de máquinas posible. El despegue y aterrizaje vertical para la infantería fueron explorados por el Ejército de Estados Unidos a lo largo de la Guerra Fría. En su mayoría se consideraba una plataforma de exploración y se abandonó debido a algunas limitaciones claras.

Las máquinas voladoras de una sola persona pueden, de hecho, poner a una persona sobre una colina, en un techo o por encima de una línea de árboles, pero al hacerlo, son ruidosas y dejan al ocupante expuesto, y no proporcionan ninguna armadura. Esto no quiere decir nada del retroceso desestabilizador para un piloto que opera un controlador de flyboard con una mano mientras dispara un arma con la otra.

¿El combate por flyboard es tan fantasioso?

Imagen: Especial

Los drones pequeños, con velocidades similares y tiempos de vuelo más largos, pueden obtener la misma información de exploración transmitida a las estaciones de control de tierra de los operadores remotos, dejando a los humanos a salvo y al pequeño avión mucho menos detectable. El combate por flyboard es tan fantasioso y poco probable.

Aun así, hay más razones que solo un espectáculo para ver por qué un ejército podría estar seriamente interesado en pequeños vehículos voladores para transportar humanos. Implant Sciences, que fabricó detectores de bombas para la TSA, planeó varios meses en 2016 para adquirir Zapata Industries, con la intención de comercializar el flyboard a los primeros clientes militares.

Ese acuerdo fracasó en noviembre de 2016, y L3 adquirió Implant Sciences. En la actualidad, Zapata sigue siendo de propiedad privada, aunque las adquisiciones no se llevaron a cabo, la idea de vender a los militares persistió.

Entre las múltiples posibilidades existe la de llevar médicos a personas inmovilizadas o sitios inaccesibles. Si hay un futuro para el flyboard en la guerra, es probable que sea una opción de transporte en el conjunto de herramientas que necesita un médico, aunque no sin riesgo.

Con información de El Universal