Ventajas y desventajas de invertir en Cetes, Bonos y Udis

El gobierno de México emite diferentes instrumentos de inversión en valores gubernalmentales. Éstas son algunas de las ventajas y desventajas de cada uno de ellos.
Imagen: Unsplash

Es bien sabido en el mundo de los mercados financieros que una de las inversiones de menor riesgo son aquellas que están ligadas a las emisiones de deuda que hacen los gobiernos de todo el mundo. Por supuesto que, en términos comparativos, invertir en los bonos de un país o en los de otro puede ser de más o menos riesgo y generar más o menos rendimientos. Sin embargo, esto no modifica el hecho de que, dentro de la oferta local de inversiones de cada territorio, los bonos gubernamentales suelen ser una de las inversiones más seguras. Te queremos contar de las opciones que ofrece el mercado mexicano, así como las ventajas y desventajas de cada una: Cetes, Bonos y Udis.

Cetes

Imagen: Unsplash

De acuerdo con el Banco de México (Banxico), los Certificados de la Tesorería de la Nación (Cetes) son los instrumentos de deuda más antiguos que ofrece el gobierno de México. Se emiten desde 1978 y tienen características muy particulares.

Este tipo de instrumentos se conocen como bonos “cupón cero”. Esto significa que no pagan intereses, sino que se venden con un descuento respecto a su valor nominal; es decir, aquel que compra Cetes, paga menos por cada título de lo que realmente cuestan. Así, al finalizar el plazo de inversión, se liquidan con su valor nominal, y no con el precio de compra, dejando una diferencia a favor del inversionista.

¿Cuáles son las ventajas de invertir en Cetes? Además de la ya mencionada ventaja de que invertir en este tipo de instrumentos implica un muy bajo riesgo, los Cetes suponen otras ventajas frente a los Bonos y los Udis. Los Cetes permiten mucha más liquidez, porque son títulos de menor plazo. Los hay desde un vencimiento a 28 días, por lo que el dinero invertido estará más rápidamente disponible que en otros casos.

¿Cuáles son las desventajas? Una de sus desventajas es que los rendimientos son nominales y no reales. Esto significa que las ganancias no incluyen la inflación. Para saber el rendimiento real de los Cetes, a la tasa de rendimiento hay que restarle la inflación. Otra desventaja es que la tasa de interés puede tener variaciones en el corto plazo que afecten directamente lo que el inversionista puede ganar, especialmente si invierte en los Cetes con menor plazo de vencimiento. En este último año, por ejemplo, hemos visto justamente ese tipo de recortes a la tasa de interés.

Bonos

Imagen: Unsplash

El Banco de México define a los Bonos de Desarrollo del Gobierno Federal con Tasa de interés fija (Bonos) como instrumentos que son emitidos a plazos mayores de un año, pero que pagan intereses cada seis meses a una tasa que se determina en la fecha de emisión del Bono y se mantiene fija por todo el plazo hasta su vencimiento.

A diferencia de los Cetes, los Bonos si operan como pago de intereses, y no como el rendimiento que resulta de la compra y venta del título. La tasa de interés es fijada por el Gobierno de México y esta puede ir cambiando conforme se emitan nuevos Bonos, pero siempre se respeta la tasa de los Bonos ya adquiridos con anterioridad.

¿Cuáles son las ventajas de invertir en Bonos? A diferencia de los Cetes, cuyo valor puede variar si la tasa de interés se modifica, los Bonos te permiten despreocuparte de esta variable en el mediano o largo plazo (dependiendo del plazo que elijas, siendo el mínimo de 3 años); es decir, el rendimiento que te darán los Bonos no variará por el plazo que los hayas comprado, aunque la tasa de referencia en el país vaya cambiando en ese mismo periodo. En ese sentido, otorgan certeza en el rendimiento a mediano y largo plazo.

¿Cuáles son las desventajas? Los Bonos te obligan a comprometer tus recursos por largos periodos de tiempo, por lo que te quitan liquidez en el corto plazo. Asimismo, si bien es cierto que el Bono puede ser conveniente cuando la tasa de interés baja en el país, porque éste la mantiene fija para el Bono que adquiriste, también puede ser un obstáculo cuando sube, pues, de cierta forma, “atrapa” tu dinero por el plazo que elegiste.

Otras desventaja de este instrumento es parecida a la del Cetes, pues el rendimiento no incluye la inflación; es decir, el rendimiento real de los Bonos será la tasa de rendimiento que ofrecen menos la inflación. En el caso de que la inflación se dispare, entonces la ganancia será cada vez menor, pues la tasa de los bonos es fija para el plazo de vencimiento, y a la inversa para cuando la inflación baje.

Udibonos (Udis)

Imagen: Unsplash

Los Udibonos son definidos por Banxico como Bonos de Desarrollo del Gobierno Federal denominados en Unidades de Inversión. Esto significa que son instrumentos que protegen a quien los adquiere de la inflación, pues su rendimiento no es nominal sino real; es decir, incluye la inflación.

Los Udibonos son parecidos a los Bonos, porque también operan como pago de intereses, con una tasa fija y a mediano y largo plazo. Sin embargo, la gran diferencia entre estos dos es que el rendimiento de los Udibonos sí incluye la inflación, mientras que los Bonos no.

¿Cuáles son las ventajas de invertir en Udibonos? De la misma forma que los Bonos, y a diferencia de los Cetes, el rendimiento de los Udibonos no sufre por las posibles variaciones en la tasa de interés. Su tasa se fija en el momento de emisión y se respeta por el plazo indicado en el título. Pero a diferencia de los Bonos, los Udibonos además tienen la ventaja adicional de que te protegen de las variaciones de la inflación, pues su rendimiento siempre incluye la inflación, sin importar si un año es del 4 por ciento y el siguiente del 9, el Udibono siempre te dará el mismo rendimiento real año con año por el plazo que lo hayas comprado.

¿Cuáles son las desventajas? Los Udibonos también te obligan a comprometer tu dinero a mediano y largo plazo, por lo que perderás la liquidez de esos recursos por el plazo de tu título. Adicionalmente, si bien es cierto que los Udibonos te dan certeza frente a las variaciones de la inflación, son menos convenientes cuando la inflación es baja, pues el costo de oportunidad de invertir en Udibonos es mayor que en otros instrumentos – como los Cetes -, que aumentan su rendimiento en el corto plazo, cuando la inflación es baja.