¿Vale la pena botarme la quincena gastando en caguamas?

Te decimos qué tanto conviene comprar caguamas en vez de cumplir tus obligaciones
Fuente: Pixabay

La semana pasada, las redes se encendieron porque el ex candidato presidencial, Ricardo Anaya, comparó la idea de construir refinerías y quemar combustóleo para producir electricidad, con el compadre que gana 2 mil pesos por semana, y que además en vez de cumplir con sus responsabilidades, prefiere gastar en caguamas. A nivel de finanzas personales, te decimos si vale la pena. Esto podría ser tu impedimento para ahorrar.

Lo indignante para muchos internautas fue que Anaya se atrevió a tocar el consumo de los pobres, que a la gente no le alcanza, y que el alcohol es un escape de la realidad. Sin embargo, vamos a hacer un ejercicio mental.

Fuente: Pixabay

Supongamos que ganas 6 mil pesos al mes (que es el sueldo promedio en México), y que cada semana te vas con tus amigos a tomar unas caguamas. Supongamos que en este caso eres una persona muy responsable, que sabe que va a poder beber más y gastar y contaminar menos si bebe caguama en vez de comprarse latas. Además, que eres muy medido y que compras dos caguamas por semana, más una bolsa de botanas para compartir.

Si suponemos que cada caguama vale 38 pesos y compraste dos, habrías gastado 76 pesos en esos dos litros. Más 42 pesos de la bolsa grande de botanas, son 118 pesos. Ahora supongamos que haces este esparcimiento cuatro veces por semana, sin muchas variaciones. Son 472 pesos por ese mes. Anualizado, y suponiendo que los precios no fluctúan significativamente, serían 5 mil 664 pesos que te gastaste. Haz las cuentas y checa cuánto estás gastando tú.

Fuente: Pixabay

Este cálculo es muy exagerado para quienes beben poco y de vez en cuando, y optimista para quienes beben seguido, en exceso y en lugares costosos (no en la casa de tu amigo, sino en un bar, donde pagarás muchas cosas más). Incluso no estamos tomando en cuenta que bajo el influjo del alcohol podemos tomar otras decisiones extrañas, como gastar de más, perder la cartera, o en un descuido, ser víctimas de fraudes bancarios.

Incluso esos 472 pesos mensuales a fin de cada mes podrían ser los que hacen la diferencia cuando no te alcanza y debes endeudarte, o ya no ves la luz al final del túnel. Para esto es que es útil llevar un presupuesto en el que contemos estos gastos, pues de poco en poquito nos gastamos el dinero y no sabemos ni en qué.

Fuente: Pixabay

En un presupuesto no suele ser problema destinar un 10% del ingreso al esparcimiento y la diversión (porque incluso ya sabes de antemano que vas a hacer estos gastos). En nuestro ejemplo está por debajo, suponiendo que se ganan 6 mil pesos mensuales. Sin embargo, en el momento en el que por la diversión dejamos de cumplir con las necesidades y gastos fijos (agua, renta, comida, electricidad, transporte, servicios), hay un problema serio.

Cada quien sabe cómo se gasta su dinero, pero no olvides que las decisiones tienen consecuencias, y toca hacernos responsables. No se trata de ganar más, sino de usar lo que tenemos aquí y ahora de la forma más eficiente, pues si mantienes estos hábitos, tan pronto como te paguen más, vas a gastar más. Te invitamos a seguirnos en Oink Oink.

Publicidad