Trucos para reducir gastos en el hogar

La planeación de nuestras compras no solamente nos permite ahorrar, sino desperdiciar menos
Es posible ajustar los gastos fijos al 50 por ciento del ingreso | Fuente: Pixabay

Para poder ahorrar no es necesario tener un sueldo demasiado alto, pero tampoco pueden obtenerse resultados sin reducir gastos en el hogar. Por eso, aquí te traemos algunos consejos para lograr este objetivo.

Existen diversas estrategias de ahorro, como la regla 50-30-20, donde, por ejemplo, se trata de ajustar al 50% de nuestros ingresos lo que destinamos a gastos fijos.

Los gastos fijos son aquellos que tenemos, mes con mes, realizar para mantenernos a flote: la renta de la casa, los alimentos, el recibo del gas, luz o agua e incluso las colegiaturas. Sin embargo, a veces parecería imposible que este tipo de gastos absorban únicamente el 50 por ciento de los ingresos, pero hay formas.

Cocinar evitará que salgas a comer todos los días | Fuente: Pixabay

¿Qué se puede ajustar para reducir los gastos en el hogar?

Algo que se puede realizar, en el caso de los alimentos, es una lista de cosas que realmente necesitamos. Y esto es muy importante si consideramos que, en algunas ocasiones, podemos ser capaces de desperdiciar hasta el 30% de los alimentos.

Entonces, comprar solamente aquello que realmente vamos a consumir es una buena idea, pues nos podríamos ahorrar hasta 30% de este gasto.

Otra opción es cocinar para dos o tres días. Es decir, preparar la comida de la semana durante el fin de semana. Así usarás todos los ingredientes y tendrás tiempo en la semana. Pero no solamente eso, también ahorrarás en gas y electricidad.

¿Existen otros gastos que puedan reducirse?

Puedes seguir divirtiéndote sin gastar mucho | Fuente: Pixabay

En efecto, no solamente podemos actuar en el frente de los gastos fijos. Otra táctica es reducir los gastos en el ocio, sin sacrificar la diversión.

En este caso, la planeación también es clave. Podemos elegir las opciones que cumplan con la mejor tasa costo/beneficio. Es decir, si existen cines más baratos con las mismas películas, es mejor ir a estos. Si existen restaurantes o bares más baratos, sin sacrificar el sabor y la calidad de la comida, también deberíamos elegirlos si queremos ahorrar.

En fin, estas son solamente unas cuantas ideas de las muchas que tiene Oink-Oink diariamente, para ti, todos los días.

Publicidad