Tax-Loss Harvesting: Te contamos porqué esta semana es especial

Los inversionistas recortan los impuestos a pagar de esta forma
Fuente: Pixabay

Esta es la última semana del año, y es la última oportunidad para que los inversionistas aprovechen el Tax-Loss Harvesting. Te contamos qué es.

Tax-loss harvesting se traduce como cosecha de pérdidas tributarias, y es un evento en que los inversionistas venden sus activos con pérdidas para que se resten de sus ganancias y puedan pagar menos impuestos en el próximo periodo de tributación.

Vender con pérdidas ayuda a reducir los impuestos a pagar || Fuente: Pixabay

Recordemos que al invertir en activos que cotizan en la bolsa de valores, los inversionistas están obligados a pagar un impuesto sobre las ganancias obtenidas (en México se paga 10% sobre las acciones del SIC, pero en Estados Unidos se paga hasta 20% para posiciones de largo plazo). Estas ganancias sólo son reales hasta que se vende. Por ejemplo, si se compra una acción en 5 dólares y en un año vale 15 dólares, la diferencia de 10 dólares no será cobrada como impuesto sino hasta que el inversionista decida vender. Ahora, si tenemos otra acción comprada en 5 dólares, pero cuyo precio se fue a 2 dólares, la pérdida no será real sino hasta que vendamos.

Usualmente, las estrategias Tax-loss harvesting se llevan a cabo cerca del fin del año calendario, pero también pueden llevarse a cabo en cualquier parte del año fiscal. Para el caso de una última semana del año, puede esperarse cierta volatilidad debido a la venta en pérdida de algunos inversionistas, pese a que son semanas con bajo volumen de operación.

Para muchos inversionistas, el Tax-loss harvesting es una útil herramienta para reducir los impuestos que van a pagar. Aunque vender con pérdidas no ayuda al inversionista a recuperar su posición previa, por lo menos ayuda a ablandar la pérdida ayudando a ahorrar en impuestos. No olvides seguir Oink Oink.

ANUNCIO