¿Puedo solicitar pensión alimenticia si viví en unión libre?

Irte a vivir con tu pareja, aunque no se casen, conlleva ciertos derechos y obligaciones legales
Vivir en concubinato conlleva ciertos derechos y obligaciones legales | Fuente: Unsplash

Cuando dos personas establecen una relación de pareja y deciden irse a vivir juntos sin contraer matrimonio, esta unión se considera como concubinato. En este caso, los concubinos adquieren los mismos derechos y obligaciones recíprocos inherentes a la familia.

A saber, estos derechos y obligaciones son de carácter alimentario y sucesorio. Por lo cual, en caso de ruptura, las leyes que rigen al matrimonio en este sentido son aplicadas de la misma forma al concubinato.

Ahora bien, existen ciertas condiciones para que la relación y unión informal de dos personas se considere como un concubinato. La pareja debe vivir en el mismo espacio por un lapso mínimo de dos años para que se considere como tal. O bien, esta condición puede omitirse en caso de que los concubinos hayan engendrado un hijo.

Pensión alimenticia: un derecho legal de los hijos engendrados en concubinato | Fuente: Unsplash

Así pues, una vez establecido el hecho jurídico, debemos volver a los derechos y obligaciones que adquiere la pareja. En especial al tema central que nos concierne en estas líneas: la pensión alimenticia.

En caso de que la relación cese y, por lo tanto, concluya la convivencia en un mismo espacio, la concubina o el concubinario que carezca de bienes suficientes para el sostenimiento de sus hijos tiene derecho a solicitar el pago de pensión alimenticia por un tiempo igual al que ha durado el concubinato.

La demanda del sustento alimentario debe realizarse en un plazo máximo de un año posterior a la conclusión del lazo de pareja. De lo contrario, será improcedente.

Los concubinos tienen derecho a solicitar el pago de pensión alimenticia | Fuente: Unsplash

Entonces, la parte deudora tendrá que aportar los recursos que establezca la ley para el mantenimiento de sus hijos, sin importar que no exista un acta de matrimonio de por medio.

Así que recuerda: irte a vivir con tu pareja no solo implica adquirir consciencia de la responsabilidad afectiva que esto conlleva; sino también es un paso que representa la adquisición de derechos y obligaciones legales propios de la unión entre dos personas.

Si quieres conocer más información como ésta, síguenos en Oink-Oink.

Publicidad