¿Conviene invertir en una escuela privada?

Decidir sobre una escuela para tus hijos puede ser una cuestión estresante
Imagen: Oink Oink

Alguna vez has discutido con tu pareja sobre dónde estudiarán los hijos y te preguntas ¿si conviene invertir en una escuela privada?

Decidirlo sobre una escuela para tus hijos puede ser una cuestión difícil y estresante. Lo importante es hallar un lugar que lo aprovechará tu hijo y que te deje tranquilo mientras ellos están aprendiendo.

Uno de los argumentos usuales de estar a favor de escuelas privadas es pensar que estos establecimientos son más selectivos y que se supone con un nivel promedio mayor de enseñanza al de una escuela pública.

Al tener que pagar, una escuela privada puede tener grandiosas instalaciones, desde los baños y quizá alberca, pero, no necesariamente que el aprendizaje sea de calidad.

En cambio, el problema de las públicas, que en teoría deberían ser más similares entre ellas, muchas veces no reciben el mismo financiamiento, por lo que se pueden observar realidades muy diferentes entre una escuela pública y otra.

Si lo tuyo es transmitir la religión

Las escuelas públicas mexicanas por mandato no pueden dar instrucción de ninguna religión, si consideras que este es un aspecto importante para la formación de tu hijo, quizás te conviene una escuela privada. Muchas de ellas están adscritas a grupos religiosos por considerarlas clave en la formación de los niños.

Los maestros profesionales

Las escuelas públicas maneja requisitos mínimos estandarizados para la selección de sus maestros a través de certificados y grados específicos, lo que asegura un nivel mínimo dentro del aula.

En las escuelas privadas, muchas no obligan a sus maestros a tener este tipo de certificados, lo que hace que su cuerpo docente dependa más de la selección de cada escuela.

Disciplina estricta

El tema de la disciplina en las escuelas privadas maneja cada una un criterio propio. Deciden sus propias sanciones en contra de los alumnos que demuestran faltas e incluso es más fácil para ellos deshacerse de un alumno que consideran problemáticos.

En las públicas esto es diferente, difícilmente a un indisciplinado lo quitarán de una clase.

Pagar por ser educados

Para ingresar a un hijo a una escuela privada se deberá pagar inscripción y mensualidades, lo que no existirá en el caso de inscribir a su hijo en una escuela pública. Lo evidente es que de acuerdo a tus posibilidades económicas o tu compromiso de endeudarte para pagar.

Imagen: Especial

Toma en cuenta la ubicación

Una de los factores a considerar es la distancia y localización de la escuela, puede ser que recorras mucho, debas llegar muy tarde al trabajo, sea privada o pública ubica a tu hijo en un lugar cercano a la casa, que los trayectos largos y agotadores no mermen su rendimiento.