¿Por qué cuesta más el huevo rojo que el blanco?

Más allá del color, ¿cuál es la diferencia entre el huevo rojo y el huevo blanco?
Esta característica influye en el precio del huevo | Foto: Unsplash

Ir al supermercado implica tomar una serie de decisiones para poder comprar todo lo que necesitas sin salirte de presupuesto. Por eso, es importante comparar los precios de los productos y valorar cuál es la mejor opción.

Ocurre con todo: productos de limpieza, higiene personal y, por supuesto, despensa. En este último rubro, generalmente se incluye un elemento esencial para el desayuno diario: el huevo.

Sin embargo, existen dos posibilidades distintas: huevo rojo y huevo blanco. Independientemente de la marca que elijas, el huevo de color siempre es unos pesos más caro que el huevo “normal”.

Hacer las compras del supermercado implica tomar algunas decisiones importantes para nuestro bolsillo | Foto: Unsplash

Pero, ¿cuál es la diferencia entre éstos? ¿Por qué varían los precios de acuerdo con su color? La respuesta a esta cuestión te sorprenderá

Diferencias entre huevo café y blanco

En realidad, todo tiene que ver con un truco publicitario. Las marcas promueven el producto marrón como una opción más saludable y más natural que los blancos.

Un sinsentido, puesto que no existe tal cosa como el huevo en cascarón procesado ni productos similares. Lo cierto es que, nutricionalmente, no existe ninguna diferencia entre ambos tipos.

No existen diferencias entre el huevo café y el blanco | Foto: Unsplash

No cambia ni el sabor ni las propiedades. Aunque hay quien afirma que el huevo café “sabe más rico”; no existe evidencia alguna de este tipo de cambio. De hecho, empresas como American Egg Board y Iowa Egg Council sostienen que las piezas son idénticas.

La única diferencia entre un tipo de producto y otro, según las mismas compañías, es la crianza de las gallinas que producen los huevos. Las gallinas que dan huevos en tonalidades oscuras suelen ser más grandes que aquellas que dan huevos blancos. Esto repercute en los gastos de alimentación de estas aves.

Solo así se puede justificar un incremento en el precio final del producto. No obstante, si se trata de cuidar tu dinero, no tiene caso comprar huevo de color si no cambia en nada respecto al blanco. Haz tus compras de forma inteligente y protege tu cartera de este tipo de engaños publicitarios.

Si quieres conocer más información como esta, síguenos en Oink-Oink.

Publicidad