Plataformas de streaming: ¿Cómo administrar este ‘gasto hormiga’?

¿Ya no sabes cómo hacerle con tantas plataformas de streaming? Te decimos cómo evitar que se conviertan en gastos hormiga

Los gastos hormiga son aquellos que importunan poco pero constante. Comprarse unas papas en la tienda, echarse un cafesito para empezar el día, etc, etc.

Todos estos pequeños gastos repercuten de forma seria en tus finanzas personales. Primero, porque son tan pequeños, relativamente, que suelen no estar contemplados en el presupuesto. Segundo, porque al no reflejar su impacto económico de manera inmediata, suelen acumularse hasta convertirse en un gasto serio.

Otro concepto relacionado con el anterior es el de “gastos vampiro”. Es prácticamente lo mismo, pero relacionado con desembolsos de cantidades un poquito más grandes. 

Gastos hormiga y gastos vampiro, un mal para tu cartera | Fuente: Unsplash

Ya no se habla de darle una moneda a la persona que te echa aguas para salir con tu auto de reversa; sino de gastos más representativos como gastar en un antojito innecesario o apostarle 100 pesos a la victoria de tu club de futbol favorito (y, por supuesto, perderlos).

Tanto los gastos hormiga como los gastos vampiro son como un virus para tus finanzas personales. Es una práctica que debería evitarse a fin de utilizar esos gastos en asuntos que representen una verdadera necesidad y puedan aportarte beneficios relacionados con tu calidad de vida.

Contenido en streaming

Actualmente, la oferta de plataformas de streaming se ha diversificado de forma acelerada. Hay un montón de opciones para consumir películas, series y música por internet.

Diversificación de las plataformas de streaming: beneficio para las audiencias, perjuicio para tu bolsillo | Fuente: Unsplash

Este incremento en la oferta de plataformas, aunque representa un beneficio para los derechos de las audiencias, puede llegar a ocasionar un desajuste económico para los consumidores.

En general, estos servicios de streaming se domicilian a tu tarjeta de crédito o débito y sus precios parten desde los 50 pesos mensuales. Este bajo costo podría parecer inofensivo; no obstante, cuando acumulas suscripciones, el gasto mensual se eleva de forma considerable.

Una agravante extra es que mientras más contenido consumes, más difícil es tener en mente cuáles son los servicios que has contratado y qué cantidad destinas a solventarlos. Por ello, las plataformas de streaming se han transformado en la nueva cara de los gastos hormiga/vampiro.

Las plataformas de streaming se han transformado en la nueva cara de los gastos hormiga | Fuente: Unsplash

Un consejo que podemos darte es llevar un registro claro de cada una de tus suscripciones: anotar el costo de éstas y la fecha en que se realiza el cargo a tu tarjeta. Así, podrás valorar el gasto total que representan y gestionarlas de mejor forma. Quizá puedas cancelar alguna suscripción que no utilices con regularidad o crear un presupuesto para contratar sólo aquellas que satisfacen por completo tus gustos personales.

Si quieres conocer más información relacionada, síguenos en Oink-Oink.

ANUNCIO