No uses tu tarjeta de crédito para pagar esto

Los expertos recomiendan que no uses tu tarjeta de crédito para pagar compras recurrentes
Los gastos cotidianos no deberían ser pagados con tu plástico | Fuente: Pixabay

El problema de una tarjeta de crédito es que incrementa tu disponibilidad de liquidez, pero sería mejor que no uses tu tarjeta para pagar esto que te exponemos a continuación.

Antes que nada, no es nuestra intención abogar por la restricción del uso de las tarjetas de crédito, pues reconocemos que tienen varias ventajas: evitan que cargues todo el tiempo con efectivo, te permite pagar a plazos tus compras y te ayuda a iniciar un historial crediticio.

No en balde, el Banco de México (Banxico) contabilizó la existencia de 27 millones 679 mil 900 tarjetas de crédito en todo el país. Si eres una de las personas que poseen uno de estos plásticos aquí te van los don’ts para su uso.

Cosas que no debes hacer con tu tarjeta de crédito / Fuente: Pixabay

No uses tu tarjeta de crédito de las siguientes formas

En general, la tarjeta no debe ser utilizada para pagar gastos recurrentes y cotidianos (como compras del supermercado). La razón es que esto podría generar la ilusión de que el saldo en nuestras cuentas corrientes o de nómina tiene un excedente al final del mes o la quincena, lo que te podría generar una gran deuda con tu crédito.

Uno de los errores más frecuentes de los usuarios de tarjeta de crédito es creer que estas herramientas financieras son una extensión de su salario, por ello es importante tener claro que el saldo disponible esos plásticos son dinero del banco, el cual deberás pagar con cierto porcentaje de interés en la siguiente fecha de corte.

Uso adecuado de tarjeta de crédito / Fuente: Pixabay

Por eso no hagas esto con tus tarjetas de crédito:

  • Pagar compras de supermercado
  • Pagar muy poco cada mes. Esto incrementará irremediablemente el saldo de tu deuda.
  • Ignorar los descuentos de la tarjeta. A veces te podrías ahorrar una buena cantidad de dinero aprovechando los descuentos.
  • No revisar la modalidad de pago. Debemos cerciorarnos qué formas de pago de la tarjeta acepta nuestro banco.
  • Olvidarse de los seguros. A veces, al contratar un plástico, nos ofrecen seguros que aceptamos sin preguntar, pero muchas veces no los usamos, a pesar de estarlos pagando. Otras veces, existen seguros contra robo o extravío que sí nos convendría contratar, pero no lo hacemos por pereza. Es importante reconsiderar esta opción.
  • Sacar dinero a crédito. Las disposiciones en efectivo son una opción que ofrecen algunas tarjetas de crédito, pero debe ser utilizada, estrictamente, para casos de emergencia.

Estos no son los únicos consejos para administrar correctamente tu tarjeta de crédito, en Oink-Oink tenemos sugerencias para saber qué hacer si ya no podemos pagar, entre otras formas de mantener sanas tus finanzas personales.

Publicidad