Los mejores movimientos financieros para millennials en medio de una recesión

Muchos retrasan o evitan hitos que alguna vez significaron la edad adulta: comprar una casa, casarse y tener hijos
Imagen: pixabay

Los millennials ingresaron a la fuerza laboral en 2008 en medio de una crisis económica y desde entonces se han estado debilitando financieramente. Los titulares de diarios continúan abundando sobre sus difíciles circunstancias económicas y su pánico en torno a la administración de su dinero. Ganan 20% menos que los Boomers en la misma etapa de la vida y gastan menos por día de lo que hacían diez años atrás.

Una encuesta del Bank of America de 2018 (una de las pocas que es optimista) encontró que en Estados Unidos el 16% de los millennials mayores (de 23 a 37 años) han ahorrado 100 mil dólares o más.

Imagen: Especial

Pero una encuesta de GoBankRates de 2017 encontró que la mayoría de los millennials más jóvenes (de 18 a 24 años) tienen menos de mil dólares ahorrados, mientras que alrededor del 46% no tenía nada en el banco en 2017, y ese número continúa aumentando.

Endeudamiento y salarios bajos

El Pew Research Center informó que 5% de los millennials vivían en casa en 2016 (5% más que la Generación X), y viven con sus padres más tiempo que los Boomers o Gen Xers. En consecuencia, muchos están retrasando o evitando hitos que alguna vez significaron la edad adulta: comprar una casa, casarse y tener hijos.

En un ensayo sobre el agotamiento de los millennials, la escritora de Buzzfeed Anne Helen Petersen, una millennial ella misma, lo expresó de esta manera: “Estamos profundamente endeudados, trabajamos más horas y más trabajos por menos salario y menos seguridad, luchando por alcanzar los mismos estándares de vivir como nuestros padres, operando en la precariedad psicológica y física, mientras nos dicen que si trabajamos más duro, prevalecerá la meritocracia y comenzaremos a prosperar“.

Ankur Jain, cofundador de Kairos, una startup que invierte en empresas que buscan hacer que lo esencial, como el alquiler y el cuidado de los niños, sean más asequibles para las masas, está de acuerdo y señala que esta triste realidad afecta a todas las clases de millennials.

“Este no es un problema económico menor. La gente de clase media alta está saliendo de las escuelas ganando salarios de seis cifras y luchando por pagar sus necesidades básicas también”, enfatiza.

El estrés monetario está pasando factura. Casi una cuarta parte de los millennials dicen que la ansiedad financiera los enferma físicamente y 2 de cada 10 se sienten deprimidos debido al estrés relacionado con el dinero, según el Estudio de Planificación y Progreso de 2017 de Northwestern Mutual.

¿Qué pueden hacer?

Crear un fondo de emergencia y ponerlo en ahorros de alto rendimiento

Se aconseja establecer una cuenta para cubrir dos o tres meses de gastos para aquellos con deudas para adaptarse a la pérdida de un empleo. Si trabajas en una industria que es altamente susceptible a un mercado bajista y es probable que pierdas tu trabajo en una recesión.

Al calcular tu cuenta de crisis, piensa en todas tus necesidades básicas, como el alquiler o la hipoteca, la electricidad, la comida y el transporte. Eso es una tarea difícil si ya estás bien atado, que es donde entran las fuentes de ingresos adicionales.
Se debe considerar alentar a ahorrar de tres a seis meses de gastos para evitar tener que recurrir a las cuentas de jubilación (siempre como último recurso) en caso de un evento de vida catastrófico como perder tu trabajo o tener que ausentarte para atender a un padre enfermo.

Nuestra economía volátil puede hacer que los millennials sean aprensivos a la hora de invertir ahora, pero esa es una oportunidad. La gente hace una pausa o deja de invertir porque entra en pánico cuando escuchan que se informa sobre tanta negatividad.

Prioriza tu salud mental

Cuidar tu salud mental ayudará a sobrellevar el estrés de la turbulencia económica. Si no te ocupas de tu salud mental, entonces vas a girar en espiral, especialmente durante una recesión, y es entonces cuando necesitas estar en plena forma.