¿Por qué no deberías dejarte llevar por el límite de crédito de tu tarjeta?

Aléjate de este error para cuidar tus finanzas personales
Imagen: Unsplash

Si tienes una tarjeta de crédito, lo peor que puedes hacer es aceptar la primera que te ofrecen en un centro comercial o por correo, sin que hayas conocido las condiciones del contrato. El otro error es dejarte llevar por el límite de tu tarjeta de crédito.

¿A qué nos referimos? A que tendemos a pensar que el límite de crédito es dinero que tendremos diponible para gastar. Lo que debes aprender es que la tarjeta de crédito no es una extensión de tu sueldo, sino dinero del banco que estás obligado a pagar en el futuro (tú sabrás el plazo y los intereses).

Con la primera idea en mente, te dejas llevar, y pierdes de vista que las cuentas incluyen gastos fíjos, como la renta, el teléfono, la electricidad, la comida o el agua. Y como has gastado el dinero que tenías en la tarjeta sin contar cuánto gastaste, ahora las deudas son mayores a tus gastos, y te pones entre escoger si comer o pagar la mensualidad.

Imagen: Pixabay

Pero supongamos que hiciste malabares para comer esa semana, y pagas también al banco. Pero escogiste pagar sólo el mínimo de la deuda. Y como el banco sabe que esa deuda será a muy largo plazo, te envía un correo electrónico para extender tu línea de crédito.

Y como te crees muy listo,aceptas y vuelves a gastar hasta el límite de tu tarjeta de crédito. ¿Qué pasó? Pues que el banco te identificó como el cliente perfecto, ese que se la vive pagando intereses y jamás liquida sus deudas. Si hicieras un control de cuánto puedes gastar y cuánto pagarás de intereses, además de porqué no debes pagar solo el mínimo de tu tarjeta, no serías este tipo de cliente.

Por esto, es mejor que uses tu crédito con prudencia, y que en vez de pagar el mínimo pagues un poco más para liquidar tus deudas y mejorar tu historial crediticio, con el que obtendrás mejores tasas de interés y préstamos mayores.

Publicidad