ANUNCIO

INVERSIÓN: ¿Qué tan cierto es que SI NO VENDES NO PIERDES?

Aprender a vender posiciones perdedoras para evitar una depreciación mayor distingue a los inversionistas exitosos del resto
Inversión: ¿Qué tan cierto es que si no vendes no pierdes?
Fuente: Unsplash

Uno de los adagios más sabios al invertir tu dinero es aprender a cortar tus pérdidas y dejar correr a tus ganadores. Aunque esto suena fácil, en la práctica las personas venden a sus ganadores y mantienen sus posiciones perdedoras repìtiéndose a sí mismos el consabido “si no vendes no pierdes”. ¿Tiene justificación esta postura? Te contamos.

Nadie compra un activo que piensa que perderá valor y valdrá menos de lo que se pagó. Sin embargo, la posibilidad de que esto ocurra es inherente a invertir en renta variable. En este sentido, no podemos evitar las pérdidas, pero sí debemos buscar minimizarlas.

La clave: Saber cortar pérdidas

Los inversionistas exitosos saben que deben vender sus posiciones en pérdida si quieren evitar perder aún más valor, o porque esto les acarrea ciertos beneficios fiscales, el llamado tax-loss harvesting.

Inversión: ¿Qué tan cierto es que si no vendes no pierdes?

Fuente: Unsplash

Aunque los mercados en general tocan nuevos máximos cada cierto tiempo (y por eso se recomienda comprar ETFs que repliquen índices, como el S&P 500), esto no es verdad para activos sueltos, como acciones particulares o criptomonedas. Por ejemplo, para estar en el S&P 500, se exige que las empresas mantengan ciertos parámetros de calidad y resultados, o serán reemplazadas por otras compañías exitosas. Esto asegura que los índices alcancen nuevos máximos en el futuro.

En este sentido, debes saber que los precios de las acciones no necesariamente rebotan a sus precios máximos. Puede ser que ocurra, pero a veces, la acción nunca vuelve a ver su máximo histórico, o en otros casos, tarda años, tal que regresó a su precio inicial, pero tomando la depreciación de la inflación, se perdió aún más. Pensemos en la petrolera Enron o la desarrolladora Homex. Cuando un activo cae, es difícil saber cuál es el piso que tocará, pues puede seguir cayendo, y nada asegura que retorne a su precio inicial.

Algunos inversionistas mantienen posiciones con pérdidas esperando a que el activo retorne a su precio inicial. Sin embargo, ignoran que las pérdidas son asimétricas, pues una acción que perdió el 50% de su valor, debe ganar un 100% para retornar a su precio inicial.

Inversión: ¿Qué tan cierto es que si no vendes no pierdes?

Fuente: Unsplash

Otro factor a tomar en cuenta es que se asume cierto costo de oportunidad al no cortar pérdidas, pues de este modo se pueden liberar recursos que podrían estar invertidos en otros activos que sí generen ganancias.

Por último, la esperanza de tener ganancias futuras no aplica en la fría realidad de los mercados bursátiles. Es decir, desear que un activo suba de precio no hará que esto ocurra. La esperanza no es una estrategia: los inversionistas deben tener razones lógicas para mantener una posición perdedora.

Estas directrices deben recordarnos la importancia de tener un plan de inversión, establecernos estrategias de salida al comprar un activo, o activar los stop loss para evitar pérdidas mayores.

No olvides seguir Oink Oink para más actualizaciones.

ANUNCIO