¿Qué ocurre si tengo más gastos facturados que ingresos declarados?

En qué casos las autoridades pueden considerar ingresos gravables y cobrará un impuesto
Imagen: pixabay

De acuerdo con la la Ley del Impuesto sobre la Renta si un contribuyente declara ingresos inferiores a sus erogaciones, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) considerará que existe una discrepancia fiscal y existe una diferencia.

Lee también: Aumento de impuestos en bebidas alcohólicas podría generar 25 mil millones de pesos

Entonces el SAT considera que la diferencia o discrepancia fiscal es un ingreso gravado. Se necesitará el pago de los impuestos correspondientes sobre dicha discrepancia o diferencia.

¿Qué es una erogación?

Para saber si una persona declaró todos sus ingresos, el SAT puede comparar los movimientos bancarios con los ingresos declarados. Si encuentra diferencias las tipifica como una discrepancia fiscal e impone el impuesto que cree que se tiene que pagar, explica El Contribuyente.

Imagen: Especial

Gastos

Los gastos se entienden como adquisiciones de bienes. Depósitos en cuentas bancarias, en inversiones financieras o tarjetas de crédito.

Discrepancia por no declarar ingresos exentos

El contribuyente puede que gaste más de lo que gana porque obtuvo un préstamo, una donación, un premio u otro ingreso similar. Si se trata de ingresos exentos, el contribuyente no tiene que pagar impuestos por esos ingresos, pero sí tiene que manifestarlos en su declaración anual.

En caso de no informarlos, la autoridad los puede considerar ingresos gravables y cobrará un impuesto. Para justificarse el origen de los recursos que se utilizaron para el pago de las erogaciones, se debe contar con el respaldo correspondiente y a veces con documentos notariales.

¿Qué pasa si obtuve un préstamos una donación o gané un premio?

La Ley del ISR establece que los contribuyentes sólo están obligados a informar, en la declaración anual. los préstamos, donativos y premios obtenidos durante el ejercicio fiscal, cuando en lo individual o en su conjunto excedan los 600 mil pesos.

Si una persona obtiene un préstamo de 500 mil pesos y recibe un donativo de 250 mil pesos, debe declararlos.

Cuando las erogaciones sean superiores a los ingresos, el contribuyente debe verificar que tenga las justificaciones para aclarar la discrepancia fiscal al SAT si se requiere.