¿Es delito usar una tarjeta de crédito ajena en México?

Si acostumbras usar la tarjeta de crédito de tus padres o pareja, estas son algunas consecuencias
Si te prestan una TDC cumple con tus pagos | Fuente: Especial

En México, una práctica común para quienes tienen una tarjeta de crédito es compartir su uso con familiares o incluso amigos. Sin embargo, esto puede ser causante de algunas consecuencias que pocos consideran.

¿Es delito usar una tarjeta de crédito ajena?

Para aclarar esto, debemos de saber en qué condiciones usamos la tarjeta de crédito ajena, en el primer caso, si usamos la tarjeta de otra persona sin su consentimiento es claro que se considera un delito, pues las compras que realices se consideran cargos no reconocidos por el titular, que en caso de saber que tu eres el responsable, puede denunciarte.

Evita denuncias si usas una tarjeta sin consentimiento | Fuente: Especial

En el segundo caso, donde uses la tarjeta de crédito de otra persona bajo su consentimiento o común acuerdo, los problemas se darán entorno a su relación, pues si no te limitas, puedes sobrecargar la línea de crédito, donde las mayores consecuencias recaen en el titular del plástico.

En este sentido, no solo el problema será entre ustedes, tambien en el historial crediticio e incluso podría desencadenar una discrepancia fiscal ante el SAT, esto tus gastos junto al titular superan los ingresos de él o ella, lo que llamará la atención de las autoridades por qué gasta más de lo que gana.

Prefiere el uso de tarjetas adicionales | Fuente: Especial

Recomendaciones para compartir tu tarjeta

Una manera de compartir la línea de crédito sin prestar la misma tarjeta es solicitar un plástico adicional, de esta forma se tendrá más control de los gastos, pues se puede fijar un monto máximo o bloquear la tarjeta cuando mejor se convenga, aunque en caso de deuda el responsable será el titular de la línea crediticia.

Si quieres más información y consejos sobre el uso de tarjeta de crédito, no dudes en consultar las novedades que tenemos en Oink-Oink.

Publicidad