¿Cuáles son los errores más comunes en finanzas personales?

Ya sea para viajar o planear lo inesperado, ahorrar siempre es una buena idea
(Imagen: pexels)

Ya sea para viajar, planear la jubilación o planear lo inesperado, ahorrar siempre es una buena idea. A pesar de nuestras buenas intenciones, a veces cometemos errores que socavan nuestra estrategia.

Acumulamos deudas

A veces, se tiene el instinto de ahorrar por un lado y endeudarse por el otro. Si queremos ahorrar de manera efectiva, primero debemos pagar las deudas cuya tasa de interés sea más alta que la de nuestro plan de ahorro.

Imagen: Especial

Se sabe poco sobre nuestros gastos e ingresos

Hay que hacer un presupuesto para ahorrar bien. Si evaluamos con precisión nuestras necesidades actuales y futuras, elaboraremos un plan de ahorro realista.

Empezamos demasiado tarde

A menudo subestimamos los beneficios que se pueden obtener si se comienza a ahorrar temprano. Los intereses devengados se suman a nuestros ahorros totales a lo largo del tiempo. Así que dejamos de procrastinar.

Descuidamos el largo plazo

¿Queremos comprar un coche nuevo cada tres años? En lugar de depender del crédito, cuando llega el momento, establecemos de inmediato un plan de ahorro. Planeamos cuánto dinero necesitaremos y durante cuánto tiempo.

Nos falta perseverancia

La falta de disciplina es el peor enemigo de los ahorros. Favorecemos los pagos periódicos, no los esporádicos, con un programa de contribución automática.

Hacemos trampa

Queremos ahorrar para comprar una casa nueva en cinco años. A mitad de camino hacia nuestra meta, buscamos en nuestros ahorros para recompensarnos con un viaje. Debemos ser conscientes de que este gesto tendrá consecuencias sobre el plan financiero establecido.

No hacemos nuestra tarea

Ahorrar sin información siempre es arriesgado ¿Podríamos explicar adecuadamente a nuestro conocimiento menos educado el gesto financiero que acabamos de hacer? Si la respuesta es no, se hacen más preguntas.

Queremos comprar ahora

Nuestra sociedad de consumo desalienta el ahorro. Más bien, tratamos de cultivar la paciencia y el deseo. Hicimos esta adquisición con el sudor de nuestra frente.

Publicidad