¿Deducir ISR de útiles escolares o computadoras a quién beneficiaría más?

Proponen deducir colegiaturas, computadoras y útiles escolares en el Senado
Imagen: Unsplash

Tras proponerse en el Senado deducir ISR de colegiaturas, útiles escolares y computadoras en realidad ¿a quién beneficiaría?

Gustavo Madero, senador del PAN, presentó la iniciativa para modificar el artículo 151 de la Ley de Impuesto Sobre la Renta, para que sean deducibles de impuestos la compra de útiles escolares, computadoras y colegiaturas.

Imagen: Especial

“Una iniciativa para deducir los gastos educativos, no sólo los gastos de las colegiaturas. Si no incluir también la deducción total para educación inicial y superior. Y para todos los otros útiles y accesorios que serán utilizados en la educación en línea”, aseguró el senador en conferencia de prensa virtual.

Destacó que los incentivos fiscales presentados por el Gobierno federal no contemplan beneficios para la educación inicial y superior, además de excluir los gastos inherentes a la educación como son los útiles escolares, o la adquisición de equipo de cómputo tan necesario para miles de familias en este regreso a clases virtual.

“Lo estamos haciendo por hoy, la educación será en línea y las familias tendrán que adquirir materiales de cómputo, teléfonos inteligentes y tener acceso a la red, para estar al corriente con esta nueva modalidad educativa a distancia: por internet y por televisión” explicó.

¿A qué sector podría beneficiar esta propuesta?

Las deducciones de impuestos son un gasto tributario que el gobierno introdujo en 2011 en beneficio de los ciudadanos. Esto quiere decir que el gobierno renuncia a cierta parte de sus ingresos por concepto de recaudación de impuesto sobre la renta (ISR) para que más personas tengan acceso a la educación.

¿No existen medidas en beneficio de la educación?

Otro tipo de medidas en pro de la educación son ejercidas mediante el gasto público: la inversión por parte del gobierno de los recursos con lo que cuenta, como es el caso de lo invertido en el sistema de educación pública. Cuando el Estado realiza un gasto tributario, al renunciar a parte de sus ingresos, la cantidad de recursos con los que cuenta para realizar gasto público disminuye.

De acuerdo con una investigación del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), las deducciones de colegiaturas implican un gasto tributario de 6 mil 256 millones de pesos, que es lo mismo al presupuesto que los estados “tienen para la infraestructura de las escuelas de educación básica, dos veces el financiamiento para la educación para adultos y seis veces más que el pago de servicios de educación normal en la CDMX”.

La investigación del CIEP arrojó que más del 84.2% del gasto tributario realizado por este rubro beneficia a los hogares en 20% superior en cuestión de ingresos. Según el CIEP, el 57.9% de los estudiantes de escuelas privadas pertenece a los sectores más adinerados de la población, mientras sólo 1.6% pertenece a los más pobres.

Este gasto tributario reduce los recursos disponibles para realizar gasto público que podría invertirse en la educación pública, sino que además los beneficios se concentran en los contribuyentes con mayores ingresos.

Imagen: Especial

El Centro de Investigación concluye que, para que este beneficio fiscal no se concentre en la cúspide de la pirámide económica del país, podría implementarse una fórmula para que los contribuyentes que pagan las mayores tasas de ISR tengan derecho a menores porcentajes de deducibilidad, y los que pagan menos ISR tengan derecho a mayores porcentajes.