¿Cuál te conviene más, cubre bocas de tela o el famoso N95?

Estos es lo que debes saber de los cubrebocas y en qué se diferencian los de tela y los N95
Imagen: Oink Oink

La realidad es el uso del cubrebocas pero hay dudas de cuál es mejor para tu salud y por supuesto para tu bolsillo.

Te presentamos ¿cuál es la diferencia en uno de tela y un N95?

Existen cubrebocas o mascarillas de distintos tamaños, colores, texturas en diferentes partes del mundo. Las de tela quirúrgica, tricapa, neopreno o desechables, cada uno tiene funciones y usos distintos.

Estos es lo que debes saber de los cubrebocas y en qué se diferencian los de tela y los N95

Imagen: Oink Oink

Mascarillas N95

Las mascarillas N95, técnicamente consideradas respiradores, son nombradas por su capacidad de filtrar el 95% de las partículas del ambiente usando electricidad estática. Para asegurar su seguridad y eficacia, todas las N95 deben ser probadas y aprobadas por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH). En México, las puedes llegar a encontrar en 346 pesos con un kit de cinco mascarillas, cuando iniciaba el confinamiento en el país su precio se disparó a los mil pesos inclusive.

A diferencia de otras formas de mascarillas, las N95 son ajustadas y tienen que ser probadas para cada individuo. Una vez colocada correctamente, la mascarilla debe estar bien ajustada y crear un sello contra la piel con un mínimo de fugas, lo que la hace muy segura pero también puede ser incómoda, explica Alba.

La electricidad estática junto con el ajuste a medida y las mínimas fugas hacen de la mascarilla N95 una opción extremadamente efectiva, pero no son necesarias para el público en general, según Alba. “Las N95 son suministros críticos que deben ser reservados para los trabajadores de la salud y otros equipos de primeros auxilios, de lo contrario los estamos exponiendo a un tremendo riesgo.”

Los CDC también han declarado que el uso de la N95 no está recomendado para el público en general.

Las N95 son vitales para proteger a los trabajadores de la salud que proporcionan atención directa al paciente. No sólo están en contacto muy estrecho con los pacientes, sino que a menudo llevan a cabo procedimientos -como la intubación de los respiradores- que aumentan el riesgo de infección al generar grandes cantidades de partículas de aerosol.

Antes del COVID-19, las N95 se usaban normalmente para pacientes con enfermedades respiratorias altamente infecciosas, como la tuberculosis, y estas mascarillas se desechaban después de cada visita del paciente. Ahora, las N95 son tan escasas que los clínicos deben usar su respirador durante su turno y descontaminarlo para su reutilización.

Mascarillas quirúrgicas

Este tipo de mascarillas son ideales para resistir fluidos, protegerte contra gotas grandes o salpicaduras de fluidos corporales y su ajuste no es tan incomodo como las N95.

Aunque estas mascarillas no son como las N95, son perfectas para realizar labores fuera del hogar como ir al supermercado, las puedes conseguir por 10 pesos, depende el lugar.

Mascarillas de tela

Estas mascarillas son más recomendables para el público en general, de acuerdo al Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades en Massachusetts, ya que ayudan a combatir la propagación del Covid-19, las puedes lavar y al final resultará mejor para tu bolsillo.

Imagen: Oink Oink

Cada una de las mascarillas que te mencionamos tienen una función y de ti depende que sirvan, además, debes seguir las medidas sanitarias de los organismos de salud.