Consejos para ayudar a tus padres en tiempos financieros difíciles

Tus padres se están haciendo mayores: te decimos cómo puedes organizar tus finanzas para apoyarlos
Fuente: Pixabay

Es un hecho, nuestros padres se hacen mayores, y llega un momento en que podrían enfrentar dificultades que los lleven a requerir de nuestra ayuda. Puede ser difícil alinear esto si luchas con tus deudas o eres el sostén de tu familia. Sin embargo, con un poco de planificación financiera, esta meta es posible.

Si tus padres aún no se encuentran en una situación complicada, puede ser tiempo para que tú mismo pienses sobre las dificultades que puedan tener a futuro, a fin de preparar el tipo de ayuda que podrían necesitar. La ayuda no necesariamente debe ser monetaria.

No siempre la ayuda es monetaria || Fuente: Oink Oink

Incluso esto no solo depende de su situación médica, sino de sus finanzas presentes, pues los padres previsores y con ahorros pueden no necesariamente requerir apoyos monetarios, pero sí servicios de enfermería o acompañamiento hospitalario, por citar algún ejemplo. Por el contrario, los padres con problemas para pagar deudas, sin ahorros para el retiro, podrían requerir un apoyo moral, pero también económico. Una vez que entiendas la situación podrás ir pensando cómo puedes ayudar.

Formas de ayudar sin dinero

  • Ayúdales a presupuestar y planificar cómo gastarán su dinero. Sentarse a presupuestar ayudará a identificar gastos no necesarios.
  • Ayuda con mantenimiento o reparaciones. Reparaciones en cosas de la casa o del auto pueden ser útiles si sabes cómo hacerlas. Incluso un tutorial de YouTube puede ayudarte a realizar esas tareas.
  • Llévalos a vivir contigo. Si tus padres no pueden costear sus gastos por su cuenta, consulta con los miembros de tu familia si ellos pueden vivir contigo. Este hecho puede hacer una gran diferencia sobre sus finanzas.

El presupuesto es indispensable || Fuente: Pixabay

Maneras monetarias de apoyar

  • Para poder hacerlo de forma eficiente, presupuesta el apoyo que les otorgarás. Sin embargo, no etiquetes una parte de tu sueldo como “para mis padres”. Por el contrario, pon una etiqueta a los gastos en que puedas incurrir, como:
    • Cirugías o emergencias médicas potenciales
    • Medicamentos
    • Vuelos y viajes para que te visitan
    • Invitarlos a cenar
    • Compras de despensa (también puedes entregar las cosas en especie)

Estos consejos te ayudarán a apoyar a tus padres. ¿Cuáles otras tienes en mente? Te invitamos a seguir los canales de Oink Oink.

 

ANUNCIO