Consejos de ahorro que te ayudarán a estar listo para el nacimiento de tu bebé

Te decimos cómo preparar financieramente tu ahorro para esperar a tu bebé
Fuente: Pixabay

Si piensas tener un bebé o estás esperando su nacimiento, suele ser deseable realizar cierta planeación de ahorro para sentirte confiado.

Para que tu plan de ahorro sea posible, no te recomendamos que preguntes cuánto dinero necesitas ahorrar antes de tener un bebé, sino hacia dónde se dirigen tus gastos.

No olvides que es un compromiso de largo plazo || Fuente: Pixabay

Lo que queremos decir es cómo manejas tus gastos actuales, y que debes pensar que estos crecerán una vez que llegue un nuevo miembro a la familia. Mientras que puede ser útil pensar en cuánto dinero ahorrar, también es importante dimensionar los gastos. Por acá te contamos los gastos de tener un bebé.

Lo importante puede ser destinar una parte de tus ingresos al ahorro de forma automática, y mentalizarte a que hay distintos tipos de gastos que deberás efectuar, por ejemplo:

  • Las facturas médicas por el parto y por los cuidados de maternidad
  • Los bienes físicos necesarios para el bebé, como ropa, pañales, fórmula láctea, carreolas, etcétera.
  • Servicios prenatales o posnatales para el bebé
  • Otros extras, como ayuda en el cuidado de casa

Es indispensable presupuestar || Fuente: Pixabay

Estos son ejemplos de cosas que pueden ser necesarios. Cada persona y circunstancias son únicos. Debes investigar los precios, buscar artículos de segunda mano (los bebés crecen rápido y puedes buscar cosas de otros padres que pongan a la venta, como ropa o carreolas), contratar seguros médicos, y presupuestar todo lo necesario para saber cuánto necesitas ahorrar para enfrentar este reto. Siempre es importante comparar para que rinda más tu dinero.

Si no haces un presupuesto mensual ya, es importante que lo lleves para que sepas cómo gastas cada centavo de tu sueldo y cómo es que lo utilizas. Esto te ayudará a planear gastos, y a tener en cuenta que los gastos de tu bebé son gastos fijos. Es decir, gastos que no puedes dejar de hacer, igual que la comida o los servicios. Esto te ayudará para sumar a tu fondo de ahorro, porque podrás identificar gastos no necesarios y recortarlos.

No olvides que ahora debes planificar para el futuro y pensar en tus flujos de efectivo para tener tu hijo, porque en el futuro vendrán gastos médicos y escolares. Sigue Oink Oink para más actualizaciones.

Publicidad