¿Consecuencias de no cancelar el RFC de un familiar fallecido?

Cumple con este trámite antes de generar problemas con el SAT
Evita conflictos con el SAT y cancela el RFC | Fuente: Especial

Cuando ocurre el fallecimiento de un familiar es común que los esfuerzos se centren en las operaciones funerarias y reparto de bienes mediante testamento (en caso de existir alguno), por lo que es fácil pasar por alto las obligaciones fiscales que después de vida se deben concluir como es la cancelación de RFC.

¿Cuáles son las consecuencias de no cancelar el RFC?

Si durante en vida nuestro familiar desempeñó actividades económicas como persona física o moral, es de suma importancia que se presente ante el SAT (Servicio de Administración Tributaria), el aviso de cancelación del RFC por defunción.

Las deudas fiscales no se eliminan | Fuente: Especial

El propósito de este trámite es concluir con las obligaciones fiscales que nuestro familiar tenía, pues en caso de no hacerlo, se pueden presentar cargos e intereses por créditos o adeudos fiscales, así como multas por falta de declaraciones, los cuales el SAT buscará cobrar sobre la herencia que el difunto deje, a menos que sus familiares liquiden sus adeudos.

¿Cómo cancelar el RFC de un familiar fallecido?

Para evitar este tipo de sanciones o que las autoridades tomen en su poder parte de la herencia que debía ser repartida entre los familiares o amigos, es necesario que canceles su RFC. Para lograrlo, debes de agendar una cita para presentarte en un módulo del SAT y llevar contigo:

Cumple con las obligaciones fiscales pendientes | Fuente: Especial

  • Formato de aviso de liquidación y cancelación del RFC.
  • Acta de defunción.
  • Identificación oficial de quien presenta el trámite.

Al momento de entregar la documentación, personal te entregará el acuse de la baja del RFC del contribuyente. Este trámite se realiza si la persona se encontraba bajo el régimen de sueldos y salarios, RIF, ingresos por intereses o dividendos o no tenía obligaciones fiscales activas.

En caso de persona bajo el régimen de arrendamiento o moral, se debe de aperturar el juicio de sucesión para determinar el destino de los bienes activos o en su defecto designar qué familiar continuará con las actividades económicas y cumplimiento de obligaciones fiscales.

Si quieres más información y consejos sobre tus obligaciones fiscales, no dudes en consultar las novedades que tenemos en Oink-Oink.

Publicidad