Señales que debes retirarte de un acuerdo de comprar una vivienda

Siempre hay una salida cuando hay una razón legítima
Imagen: The Balance

Después de un trabajo casi de detective el comprador de una casa revisaba las fotos antiguas de la propiedad a punto de firmar el contrato de la adquisición, pero, notó que parte de la construcción estaba erosionada. El área dañada, ahora reemplazada parecía nueva, pero se encendió una alarma en él.

Imagen: Carbray.es

Pidió la opinión de un experto y detectó que el arreglo solo fue un curita y se estaba pudriendo. Se debían rehacer por completo las obras para los arreglos. El costo por hacerlos saldría en un escupitajo en el ojo

El experto tuvo que quitarle delicadamente su sueño de tener esa casa. A veces, ningún trato es mejor que un mal trato.

En el mundo de la compra de viviendas, hay momentos en que tiene sentido financiero dejar que un acuerdo de bienes raíces fracase.

Las inspecciones y la falta de financiación fueron los “principales culpables”. Muchos acuerdos fracasaron porque las tasaciones resultaron demasiado bajas, lo que provocó que el banco o el comprador se resistieran.

Siempre hay una salida cuando hay una razón legítima

Hay otros casos en que compradores se retractan de una compra después de que una inspección mostrara que un techo más nuevo no estaba instalado correctamente. Si bien el techo no tenía goteras, el equipo legal del comprador dijo que la instalación incorrecta anuló la garantía del techo.

A menudo, la razón por la que un comprador se retira se debe a circunstancias que escapan a su control, como que un banco retire fondos debido a la pérdida del empleo, una licencia o un divorcio que interrumpe un flujo de ingresos para realizar los pagos de la hipoteca.

Otro factor decisivo es un acuerdo para comprar una casa nueva que depende de la venta de una casa existente, lo que no sucede. El banco también puede buscar información que ponga la relación deuda-ingresos del comprador en una luz menos halagadora.

Siempre existe la posibilidad de que ocurra algo imprevisto una vez que un prestamista comienza a indagar y verificar.

Pero, más a menudo, los compradores se alejan porque son prudentes.

Los factores de ruptura comunes incluyen:

  • Problemas de inspección.
  • A menudo, es el trabajo de detective durante el período de debida diligencia lo que hace o rompe un trato.

Una razón común para romper un contrato de bienes raíces es si la inspección de la casa descubre cosas malas, como cimientos que se desmoronan, problemas relacionados con el moho y el agua, o mano de obra de mala calidad. O si el vendedor no acepta pagar las costosas reparaciones de los arreglos necesarios.

El comprador tiene que decidir si la condición de la casa es algo que está dispuesto a aceptar.

De lo contrario, se puede pedirle al vendedor que pague las reparaciones o baje el precio. Si el vendedor se niega, el comprador debe decidir si el costo adicional tiene sentido.

El comprador no debe sentirse que está completamente encerrado y sentir pena.

A veces, las reparaciones pueden exceder lo que los compradores están dispuestos a aceptar o pagar.

Problemas de papeleo

Los compradores deben considerar alejarse de un acuerdo si la preparación del documento para el cierre destaca problemas potenciales. Algunos factores decisivos incluyen problemas de título que ponen en duda al verdadero propietario de la vivienda. O gravámenes pendientes, o dinero que el vendedor todavía debe sobre la propiedad. O herederos perdidos que podrían poseer una parte de la propiedad que el comprador desea comprar.

Imagen: Unsplash

Hay que recordar, no puede haber un trato si el vendedor no puede entregar el título de la propiedad.