¿Estás pensando en comprar una casa con amigos? Esto debes considerar

Estos debes considerar antes de comprar una propiedad con un amigo o dos
Comprar casa en Mérida (Imagen: Especial)

No es de extrañar que en tiempos de crisis se estén considerando opciones de copropiedad para mudarse a una propiedad o ubicación más deseable. Pero si vivir con la familia puede ser complicado, la compra conjunta con una parte no relacionada (un amigo, por ejemplo) es aún más complejo.

Cómo un acuerdo de copropiedad podría diferir de una compra típica. Si estás interesado en la idea, esto es lo que debes considerar antes de comprar una propiedad con un amigo o dos.

Imagen: Unsplash

Elije un tipo de copropiedad

Puedes ser copropietario de una casa como inquilinos conjuntos (similar a una pareja casada que compra una casa juntos) o como inquilinos en común. (Por lo general, el término inquilino describe a una persona que alquila o arrienda una propiedad. Sin embargo, para un patrimonio propiedad de más de una persona, el inquilino es copropietario).

Con la tenencia conjunta, cada persona tiene un interés en la inversión y si un propietario muere, su parte de la casa va a los otros propietarios.

En un arreglo de inquilinos en común, cada inquilino es dueño de una parte de la propiedad, que se convierte en parte de su patrimonio cuando muere. Ya sea que se registre como inquilinos conjuntos o inquilinos en común, todos los propietarios en el título deberán firmar cualquier hipoteca, y solo puede haber un prestamista.

Entonces, si un comprador incumple o se olvida de realizar un pago, las calificaciones crediticias de todos se verán afectadas negativamente.

¿Qué pasa si alguien quiere alquilar su lugar?

¿Qué pasa cuando una persona quiere vender? Estos son los tipos de preguntas que debe revisar con los posibles copropietarios e intentar responder en cualquier acuerdo de copropiedad. Cuando estás haciendo contratos, siempre estás tratando de preguntarte qué escenarios pueden surgir y qué haces si las cosas salen mal.

Cualquier acuerdo también debe especificar el porcentaje que tiene cada persona, que, si no está dividiendo la propiedad por igual, se sugiere que se podría calcular en función de factores como los metros y las diferencias de habitabilidad entre cada unidad, asumiendo que hay espacios separados. Si una unidad utilizará más servicios, por ejemplo, una proporción diferente podría tener sentido.

Puedes enfrentar desafíos crediticios

Lo normal es analizar las finanzas de cada persona antes de recomendar cómo se debe estructurar cualquier acuerdo.

Cuando dos o tres personas se juntan [para comprar una propiedad], pueden estar ganando dinero y aportando más ingresos para mejorar su calificación, pero tal vez también estén incorporando sus propias deudas”.

Si la puntuación de una persona es muy baja, podría afectar la aprobación o el tipo de financiación que recibe el grupo.

En esas situaciones, podría tener más sentido excluir a un comprador del título de propiedad. Su interés en la copropiedad puede protegerse mediante un acuerdo legal separado.

Sin embargo, algunos prestamistas no les importa cómo se divide el título de una propiedad, mientras que otros pueden querer que todos tengan la misma propiedad dependiendo de quién esté en la solicitud.

Imagen: Twitter @WineOperator

Ya sea que las partes estén relacionadas o no, hay dos situaciones en las que puede ser más difícil obtener la aprobación: cuando los inversores quieren comprar una propiedad de alquiler juntos y cuando es un grupo más grande de personas que realizan la compra.