¿Cómo puedo aprovechar la deuda para construir riqueza?

Las deudas pueden ser tus aliadas si usas la estrategia adecuada
Fuente: Pixabay

Aunque parece contraintuitivo, la deuda puede ser un instrumento para construir riqueza. Sin embargo, esto depende de múltiples factores, te contamos.

Como sabrás, cuando pides un crédito, se te cobran intereses en función del tiempo que te tome devolver el monto que te prestaron. Así, lo importante es pensar en para qué te estás endeudando, y también es importante definir tu tolerancia a estar endeudado.

Es necesario planificar una estrategia que incluya la deuda || Fuente: Pixabay

Las deudas que te ayudan a construir riqueza son las que mientras pides prestado consigas objetivos financieros de largo plazo y que sean duraderos.

Por ejemplo, endeudarte para comprar un celular, un auto o pagar la cuenta en un restaurante de lujo, son malas ideas porque no son bienes duraderos. Es decir, se deprecian con tu uso y a largo plazo no valdrán lo mismo que valen hoy, mientras que tu deuda sí supondrá un precio mayor al que habrías pagado de contado.

Una deuda que sí te conviene podría ser una hipoteca, porque existe la expectativa (que es solo una expectativa y no ley universal) de que los precios de las propiedades regularmente tienden a ir al alza (sobre todo alrededor de zonas urbanas).

Las deudas de consumo pueden afectar tus finanzas || Fuente: Pixabay

En otro caso, puede ser el apalancamiento al invertir. Sin embargo, en este caso debes tener mucho cuidado, porque cuando le pides a tu intermediario bursátil apalancamiento, debes saber lo que haces. ¿Por qué? Porque el apalancamiento te ayuda a multiplicar tus ganancias en renta variable, pero las pérdidas también se multiplican por el número que hayas indicado. En el caso de tener pérdidas, el intermediario hace llamadas de margen y te pedirá que pagues lo que debes (regularmente debes poner otros activos como colateral para el respaldo).

También puede ser viable conseguir un crédito empresarial (debes tener una empresa) que te ayude a impulsar proyectos productivos de tu compañía.

Es decir, la deuda debe estar acorde a alcanzar proyectos financieros de largo plazo. La clave está en adquirir activos (bienes que te ayuden a ganar más dinero) que pasivos (cosas que te hacen perder dinero y además se deprecian luego de que las adquieres). Sigue Oink Oink para más novedades.

Publicidad