¿Cómo encontrar el camino al ahorro?

Si vives sin un colchón financiero en caso de imprevistos, esto te interesa
(Imagen: pexels)

Muchos de nosotros vivimos de cheque tras cheque, a crédito y sin un colchón financiero en caso de imprevistos … una situación peligrosa. ¿Cómo encontrar el camino al ahorro?

En tiempos de pandemia ¿quién no considera frágil su situación financiera? Entre los jóvenes de 18 a 44 años, es aún peor. La mitad de ellos describe sus finanzas como bastante o muy frágiles. Además, una encuesta indica que casi 4 de cada 10 nunca logran ahorrar.

Todo a crédito

El deterioro de nuestras finanzas personales puede explicarse por nuestra sociedad de sobreconsumo y cada vez más fácil acceso al crédito, estimulada por las bajas tasas de interés. La frase “compre ahora, pague después” nunca ha estado más de moda. Y los anunciantes usan su genio para inventarnos nuevas necesidades y hacernos creer que sus productos son asequibles.

Imagen: Unsplash

Hoy queremos todo sin esperar, pero como no podemos permitirnos comprar todo, cada vez utilizamos más planes de financiación. Resultado: ya no compramos un automóvil, compramos un pago por mes. Perdemos de vista el costo real de nuestra compra.

Los programas de financiación para automóviles, electrodomésticos, vehículos de motor, muebles de jardín no son nada nuevo. Es decir, son los plazos de amortización los que se están alargando, revela un estudio reciente. Por tanto, los pagos periódicos se hacen cada vez más pequeños, dando a los consumidores la impresión de que el bien es más barato.

¿A dónde van los ahorros?

La principal víctima del consumo excesivo es el ahorro. Los planificadores financieros recomiendan una tasa de ahorro para la jubilación de al menos el 10%. El problema es que los ahorros nunca han sido tan poco ‘sexys’. Preferimos disfrutar de un spa, que pagaremos durante 10 años, en lugar de contribuir a una cuenta de ahorros libre de impuestos.

Como resultado, cada vez más personas ya no tienen un colchón financiero (el equivalente a tres a seis meses de ingresos) para hacer frente a lo inesperado. ¿Qué harán en caso de pérdida de empleo, enfermedad, separación o aumento de las tasas de interés? Demasiadas personas confían en su línea de crédito para ayudarlos. Pero esa no es la solución. No resolvemos un problema financiero endeudándonos más.

Para encontrar el camino hacia el ahorro, no existe una solución milagrosa. Tienes que desarrollar un presupuesto y establecer metas a corto, mediano y largo plazo.

Lo que tendemos a olvidar es que el ahorro también trae su parte de beneficios. Cuando nuestras finanzas están sanas, nuestra ansiedad y estrés disminuyen. Nuestra vida matrimonial está mejorando. Y podemos empezar a soñar con proyectos que lograremos con nuestros ahorros en lugar de hundirnos más en números rojos.

Publicidad