Cómo aprovechar las tasas de interés para mejorar tu crédito hipotecario

Realizando la portabilidad hipotecaria puedes obtener mejores condiciones sobre tu crédito
Imagen: Unsplash

Con la reducción en las tasas de interés, puedes aprovechar para mejorar tu crédito hipotecario con financiamiento de años. Esto funciona si llevas mucho tiempo pagando un crédito hipotecario, que la deuda no disminuye, o si terminaste pagando más de lo que te prestaron.

La opción es que los clientes de la banca comercial busquen portabilidad hipotecaria, con un crédito de liquidez. Con esto podría mejorar la tasa de interés y las mensualidades pendientes, para así dejar la vivienda en garantía y recibir un financiamiento de uso libre.

De este modo, los acreditados pueden cambiar de institución, reducir sus pagos o solicitar un crédito de liquidez, dejando como garantía su casa. Estas opciones son importantes cuando se busca reducir gastos financieros para hacer frente al desempleo o a la falta de recursos.

Imagen: Especial

La idea es conseguir tasas de interés fijas, si tienes tasa variable, o conseguir tasas más bajas de las que estás pagando (y para eso podemos aprovechar la última decisión en política monetaria del Banco de México y la competencia entre bancos por ofrecer tasas más bajas).

Si tomas la decisión adecuada, podrías estar ahorrando hasta un 60% en los saldos del crédito, aunque para ello es recomendable asesorarte por un experto. Sin embargo, puedes tener en cuenta estos consejos:

  • Compara tasas de interés, pago mensual y pago total entre bancos
  • Cuenta los años que has pagado tu crédito y cuánto tiempo te falta.
    • Si te falta poco, es posible que no te convenga hacer el cambio.
  • Si encuentras una mejor mensualidad, toma en cuenta el tiempo y costo que pagarás al final
  • El cambio de hipoteca genera gastos de notario, avalúo y apertura, así que considéralo en el precio final.

El ahorro puede ser en valor, dinero o tiempo. De este modo, deberás buscar y comparar las opciones que ofrecen los bancos a fin de encontrar la mejor opción y los mejores plazos para tu bolsillo y tus condiciones. De esta forma no pondrás en riesgo tu patrimonio ni el de tu familia.