Cómo aprendí a organizar mis finanzas con 500 pesos a la semana

¿El dinero de la quincena se te acaba de inmediato? Sigue estos consejos para proteger tus finanzas
Con esta rutina, aprendí a organizar mis finanzas de forma sencilla | Foto: Pexels

Cuando entré a la universidad, decidí independizarme. La verdad, no fue un proceso sencillo. Hay muchos gastos que uno omite cuando vive en casa de su familia: la renta, el pago de servicios, la despensa, y, sobre todo, la comida de todos los días. Por ello, tuve que pasar por un proceso muy lento de adaptación para entender cómo organizar mis finanzas.

Por ejemplo, la renta y los servicios suelen ser gastos fijos, así que no hay necesidad de hacer muchas cuentas, basta con ahorrar lo suficiente para llegar a fin de mes y hacer los pagos correspondientes.

No obstante, con la comida diaria la cosa es distinta. Yo estaba acostumbrado a llegar a casa y comer pipián, mole o algún guisado que mi abuela preparaba. Ahora, después del trabajo y la universidad, llegaba al departamento que rentaba y lo único que tenía era cereal o sopas instantáneas (dañinas para la salud, pero benéficas para el alma).

En ese momento tenía que ahorrar en la comida y en todo lo demás | Foto: Pexels

Esta situación tuvo consecuencias físicas y emocionales: mi barriga creció como si dentro habitara una enorme solitaria, pero bajé alrededor de 4 kg tan solo en el primer par de meses; y, además, estaba triste y cansado por no saber administrarme.

Generar un hábito para organizar mis finanzas

Por fortuna, no tardé mucho en adaptarme al nuevo ritmo. Pronto descubrí que podría sobrevivir con 500 pesos semanales sin morir en el proceso. Lo que hice fue comenzar a hacer apartados de dinero: definía la cantidad de la renta y los servicios; y el resto lo ocupaba para cumplir con necesidades básicas.

Pensé que debía seguir este esquema hasta que se convirtiera en un hábito; de lo contrario, seguiría gastando sin sentido y terminaría llegando a casa a comer un plato del cereal que en aquel entonces tenía el dibujo de un tigre en la caja.

Decidí hacer un presupuesto para organizar mejor mis gastos | Foto: Pexels

Entonces definí un presupuesto: “ahorro esto para los gastos fijos, ocupo este otro apartado para darme algún gustito como comprarme una bolsa de picafresas y el resto, 500 pesos, lo ocupo para hacer la comida de toda la semana”.

Como es de suponerse, no logré igualar a mi abuela: nada de pipián ni guisados muy elaborados; pero sí podía hacer bisteces a la mexicana para 5 días y espagueti con salchichas para los fines de semana de “lujo”.

Todo me salió mejor: aprendí a organizar mis finanzas mediante la generación de un hábito, mi salud mejoró notablemente e incluso aprendí a cocinar. El otro día hice rajas con crema, uno de mis mayores logros culinarios.

Ésa es mi historia y éste mi consejo: aprende a definir tus gastos desde un inicio, no soluciones las cuestiones económicas según el orden en el que se presenten. Puedes sobrevivir con 500 pesos a la semana si aprendes a organizarte.

Si quieres conocer más información como ésta, síguenos en Oink-Oink.

Publicidad