Bañar a tu perro con tu propio shampoo podría salirte muy caro por estas razones

Si amas a tu lomito, protege su piel de forma adecuada
Así es como debes bañar a tu perro | Fuente: Unsplash

Tener un perro en casa implica un gasto extra que debe ser contemplado en el presupuesto. Necesita de alimento, ejercicio e higiene adecuados. Precisamente es este último punto en el que hoy nos enfocaremos.

Parte de la higiene de tu lomito tiene que ver con bañarlo de la manera correcta. No se trata de tallar su pelo con cualquier jabón de barra y dejarlo que se seque a la intemperie; requiere de un poco más de esfuerzo para cuidarlo de la mejor forma.

Entonces, sin mayor preámbulo, a continuación te contaremos cómo debes bañar a tu perrhijo para ayudarlo a mantenerse sano y ahorrarte algunos pesos.

Consejos para bañar a tu perro | Fuente: Unsplash

Consejos para bañar a tu perro

  • Cuida la frecuencia de cada baño

A diferencia de los humanos, los perros no requieren de un baño diario. Se recomienda bañarlo una vez al mes, con el fin de permitir que los aceites naturales de su cuerpo protejan su piel y su pelaje.

Esto, además de ser un beneficio para su salud, te ayudará a ahorrarte una buena cantidad de agua y dinero

  • No lo bañes con tu propio shampoo

La piel de un perro es distinta a la del humano. Por ello, si utilizas el mismo shampoo que tú usas para bañar a tu lomito, podrías provocarle problemas de resequedad y alergias.

El shampoo para personas es muy ácido para el ph de tu mascota. Por ello, es recomendable comprarle uno especial para lomitos. Quizá parezca un gasto extra, pero al final se reflejará como un beneficio para tus finanzas, puesto que te ahorrará algunas visitas al veterinario.

Usar un shampoo para mascotas es una inversión a largo plazo | Fuente: Unsplash

  • Seca su piel de forma adecuada

Otra manera de prevenir enfermedades cutáneas es secar perfectamente a tu mascota. Si dejas su pelo mojado después de un baño, la humedad podría causar hongos en su piel y otros problemas derivados.

Procura secar bien todos sus rincones con una toalla y después apoyarte con el aire caliente de una secadora o con una larga caminata debajo del sol.

Si quieres conocer más información como ésta, síguenos en Oink-Oink.

Publicidad