Esta aplicación ayuda a las familias a ahorrar en lugar de gastar

En lugar de buscar gangas se puede ahorrar para abrir una cuenta de ahorro para un niño
Imagen: pexels

Esta aplicación ayuda a las familias a ahorrar en lugar de gastar. Las familias han descargado Goalsetter más de 60 mil veces para ayudar a sus hijos a aprender sobre el dinero.

En lugar de buscar gangas se puede ahorrar para abrir una cuenta de ahorro para un niño y presentar al joven ahorrador la educación financiera a través de cuestionarios, memes y GIF basados ​​en juegos.

(Imagen: Especial)

Van Court es una mujer afroamericana que dirige una empresa de tecnología financiera que se centra exclusivamente en los niños. Si bien su aplicación es para todos los niños, espera que su trabajo ayude a reducir la brecha de riqueza entre negros y blancos.

Ahorrar para reducir brecha de pobreza

“Ninguno de nosotros puede ignorar el hecho de que la brecha de riqueza tiene tantos factores que contribuyen”, dijo Van Court. Asegura que entiende que una aplicación no puede “revertir 400 años” de opresión, desigualdad racial y subinversión económica.

“Pero puede revertir un componente que ha contribuido absolutamente a la brecha de riqueza: la falta de educación financiera y cómo generar riqueza”, dijo.

La familia blanca típica tiene ocho veces más riqueza que la familia negra típica, según un informe de la Reserva Federal de 2019 . La riqueza media de las familias blancas era de 188 mil 200 dólares a fines de 2019, mientras que la riqueza media de las familias negras era de 24 mil 100 dólares, según el informe.

La idea original de Goalsetter surgió de una conversación que Van Court tuvo con su hija de 15 años, Gabrielle, sobre el dinero cuando cumplía 9 años.

Meta de ahorrar para niños

“Le pregunté a Gabrielle qué quería para su cumpleaños y me dijo ‘una cuenta de inversión y una bicicleta'”, dijo Van Court. ‘Perfecto’. Tenía una meta para niños y una meta para adultos: una meta a corto y a largo plazo”, explicó.

Mientras reflexionaba sobre la respuesta de su hija, pensó: “¿Qué pasaría si todos los niños entendieran los conceptos financieros clave, aprendieran la gratificación diferida y la practicaran ahorrando para las cosas que más desean? ¿Y si pudiéramos rescatarlos de la mentalidad de consumo que, como adultos, a menudo imponerles antes de que aprendan sobre el dinero?”.

Publicidad