¿Alguien puede comprar mis deudas si ya no puedo pagarlas?

Si tus deudas se salieron de control y ya no puedes pagarlas, esta información es para ti
¿Cómo pagar deudas si ya no tienes dinero? | Fuente: Unsplash

Hay muchos motivos por los cuales una persona deja de pagar sus deudas: desempleo, mal manejo de sus herramientas financieras, descuido con la fecha de corte y pago de su tarjeta de crédito, etc.

La falta de solvencia y los malos hábitos financieros terminan por generar intereses moratorios que, a su vez, provocan que las deudas aumenten y se vuelvan insostenibles.

Si estás en un caso similar, seguramente te preguntas qué puedes hacer para resolver la situación. Entre las posibles soluciones, la más recurrente es traspasar tu deuda a otra institución para que ésta se encargue de liquidarla en una sola exhibición y evite que los intereses continúen en aumento.

Evita que los intereses moratorios se apoderen de tu cartera | Fuente: Unsplash

Liquidación a terceros, la herramienta para pagar tus deudas

A esto se le conoce como Liquidación a Terceros. Una entidad financiera solventa el pago íntegro de tu deuda con otra institución, contiene el incremento de intereses y establece un plan de pagos fijos que se adapten a tus nuevas condiciones económicas.

Prácticamente, es un préstamo para la liquidación inmediata de tu deuda. Por supuesto, esto implica adquirir una nueva responsabilidad de pago con la institución que lo otorga; no obstante, la idea es apoyarte para que los intereses no acaben con tus ingresos.

Desaparece una deuda ascendente y aparece una deuda fija mucho más sencilla de solventar. Pero, ¿realmente es la mejor solución? La respuesta depende de tu institución bancaria.

Liquidación a terceros: la forma en que una institución absorbe tu deuda con otra entidad | Fuente: Unsplash

Antes de acudir por un préstamo externo, comunícate con la empresa a la que pertenece tu crédito. En algunas ocasiones, puedes llegar a un trato para congelar la deuda y establecer un esquema de pagos fijos.

Si esto es así, lo mejor será resolver el conflicto dentro de tu propia institución. De lo contrario, si esta opción no está disponible, entonces deberás recurrir al método de Liquidación a Terceros para evitar que los intereses se vayan por los cielos.

SI quieres conocer más información como ésta, síguenos en Oink-Oink.

Publicidad