Consejos para ahorrar dinero en gastos de la casa

Estos pequeños detalles pueden hacer una gran diferencia
Imagen: Pixabay

Los gastos de la casa son impostergables y no es negociable dejar de pagarlos. Se llevan buena parte de nuestros ingresos servicios como gas, agua, luz, teléfono, internet y otros. Sin embargo, existen formas de ahorrar dinero al usar estos servicios. Te decimos cómo.

Lava tu ropa con agua fría

Lavar tu ropa en frío supone no utilizar energía para calentar agua, por lo cual tendrías una reducción energética de hasta el 50%. Además, los resultados finales no son tan distintos, por lo que tal vez calentar el agua no sea la mejor idea.

Tiende tu ropa al sol

Es preferible tender al sol que emplear la secadora, pues tiene un alto consumo energético. El sol además de que genera más calor y energía que la que consume tu secadora, es gratis. Además estamos en un país envidiado por otros por el sol que tenemos a lo largo del año. Incluso tu secadora puede quedarse para esos días en los que va a llover, o te urge la ropa.

Imagen: @Infonavit (Twitter)

No uses aire acondicionado

SI quieres refrescar tu casa, prefiere la circulación de aire en tus ventanas, o instala ventiladores, sea de techo, o uno que puedas mover. El aire acondicionado consume altas cantidades de energía, así que toma en consideración este factor.

Racionaliza el agua

Si vives en un lugar con cortes de agua, es posible que ya hayas aplicado atajos como guardar el agua de tu ducha en cubetas para usar en el inodoro, que evites jalarle al excusado cuando haces pipí, o que te bañes con una cubeta para cuidar el agua.

Sin embargo, esto no es siempre lo más cómodo o lo más deseable por cuestiones de higiene. Así que para no llegar a estos extremos, cuida detalles como no dejar corriendo el agua mientras lavas tus dientes, o no te tardes tanto en el baño. Tampoco llenes al tope la tina, en caso de tener.

Apaga las luces que no estás usando

Parece insignificante, pero apaga las luces en los espacios que no estés usando. También trata de aprovechar la luz natural lo más que puedas para requerir lo menos posible la electricidad. La idea es usar los focos exclusivamente en las habitaciones que estés ocupando.