10 mandamientos para usar como se debe una tarjeta de crédito

Pasa de cero a ninja en el uso de tu tarjeta de crédito
10 mandamientos para usar correctamente tu tarjeta de crédito | Fuente: Unsplash

Existen muchos errores relacionados con el uso de una tarjeta de crédito. Si bien es una herramienta que debería facilitar la gestión de recursos y ayudarte a aprovechar tu dinero de mejor forma, hay cuestiones específicas que podrían resultar perjudiciales para tus finanzas personales.

Para evitar que tu tarjeta de crédito se convierta en un dolor de cabeza, a continuación te diremos los 10 mandamientos para usar de manera correcta este instrumento financiero.

Así que ve por tu libreta y toma nota, pues estos tips te harán convertirte en un verdadero senséi de las tarjetas de crédito.

Consejos para usar tu tarjeta de crédito | Fuente: Unsplash

Tarjeta de crédito: 10 mandamientos

  • No robarás

O, mejor dicho, no te robarán tu información financiera. Recuerda proteger los datos principales de tu tarjeta tanto de forma física como digital. No permitas que nadie sepa el número de tu plástico, su fecha de vencimiento o el código de seguridad. A menos que se trate de una transacción en línea en un sitio seguro (tip: para comprobar la seguridad de una página web, cerciórate de que la dirección de ésta comience con “https://“)

  • Agenda tu fecha de corte

Una de las principales razones de la generación de deudas por intereses moratorios es el descuido por parte de los usuarios. Olvidar tu fecha de corte implica, a su vez, que dejes pasar la fecha de pago correspondiente. Esto hará que tu deuda se vaya por las nubes.

  • Agenda tu fecha de pago

Si se te dificulta pensar en tu fecha de corte y contar los días hasta la fecha límite de pago, entonces establece un día especifico para liquidar tu saldo mensual. 

Calendariza tu fecha de pago y evita problemas | Fuente: Unsplash

  • No pienses en tu tarjeta de crédito como una extensión salarial

Un error común es pensar que los recursos de tu tarjeta de crédito son una extensión de tu salario. Recuerda que esto no es así: tu línea de crédito representa la cantidad de dinero que el banco te puede prestar para realizar una transacción. Tarde o temprano, tienes que pagar los recursos que utilices.

  • Todo lo que sube… tiene que bajar

Ok, tampoco es así literalmente. La idea en realidad es “todo lo que sale… tiene que volver”. Como comentamos en el punto anterior, los recursos que salgan de tu tarjeta de crédito tienen que pagarse después. De lo contrario, adquirirás una deuda con consecuencias directas en Buró de Crédito.

  • Evita hacer el pago mínimo

Es importante liquidar el saldo mensual de tu tarjeta de forma puntual e íntegra. Paga siempre la cantidad establecida como “Pago para no generar intereses”. Así mantendrás tu historial impecable. Si recurres a hacer el “Pago mínimo”, mantendrás activa tu línea de crédito, pero generarás intereses moratorios.

Así te afecta hacer el pago mínimo de tu tarjeta | Fuente: Unsplash

  • No deposites dinero extra a tu tarjeta de crédito

Si pagas más de lo que debes, este dinero quedará registrado como saldo a favor. Dicho saldo será utilizado por la institución como abono para próximas deudas. Aunque parece un beneficio, no lo es, pues podría generar un desajuste en las cuentas que llevas para realizar tus pagos o, en el peor de los casos, provocar un exceso de confianza y hacerte caer en futuras deudas.

  • No prestes tu tarjeta de crédito

Tu tarjeta es una herramienta estrictamente personal. Si se la prestas a alguien para que realice compras, habrá una discrepancia entre tus ingresos y tus gastos, misma que podría resultar sospechosa y meterte en problemas con el SAT.

Nunca prestes tu tarjeta de crédito | Fuente: Unsplash

  • Cambia tu NIP de seguridad

Cuando te entregan tu tarjeta de crédito por primera vez, se te otorga un NIP preestablecido. Éste viene anotado en el mismo sobre que contiene tu plástico. Es indispensable cambiar este NIP provisional. Cuando desechas el sobre, alguien podría encontrar el número y, paso posterior, hacer mal uso de tu tarjeta. Por eso es importante que solo tú conozcas este dato y no exista registro alguno del mismo.

  • No anotes tu información confidencial

Procura memorizar tu NIP. Nunca lo anotes en ningún lugar. Si alguien accede a este número, podría utilizar de forma maliciosa tu tarjeta. Desecha cualquier prueba que exista de tu NIP confidencial y cerciórate de que solo tú conozcas los dígitos que lo componen.

Si quieres conocer más información como ésta, síguenos en Oink-Oink.

Publicidad