¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Acuerdan fusionarse Fiat Chrysler y Peugeot

Redacción Oink Oink
Logotipos de Fiat y Peugeot (Imagen: Especial)

Fiat Chrysler y Peugeot anuncian los planes de una fusión de 48 mil millones de dólares que crearía el tercer mayor fabricante de automóviles del mundo y ayudaría a distribuir el enorme costo del desarrollo de vehículos eléctricos y autónomos.

Los accionistas de cada fabricante de automóviles poseerían el 50% de la operación combinada, dijeron las compañías en un comunicado conjunto. El acuerdo vinculante podría finalizar en unas semanas, según el texto. Los accionistas de Fiat Chrysler también obtendrían un dividendo especial por única vez por valor de 5.5 mil millones de euros (6.1 mil millones de dólares aproximadamente) como parte del acuerdo.

Trabajadores en fábrica de Fiat (Imagen: Especial)

La compañía combinada se basaría en los Países Bajos, que es la sede actual de Fiat Chrysler, aunque mantendrá una oficina central para sus operaciones en América del Norte cerca de Detroit.

John Elkann, el descendiente nacido en Estados Unidos de la familia italiana que fundó Fiat, sería el presidente de la compañía combinada, mientras que el presidente ejecutivo de PSA, Carlos Tavares, sería el CEO, describe El Financiero.

Tendrían aproximadamente 410 empleados

La compañía combinada tendría aproximadamente 410 mil empleados e ingresos anuales de 190 mil millones de dólares. Fiat Chrysler (FCAU) y PSA (PUGOY) vendieron un total combinado de 8.7 millones de vehículos el año pasado, justo por delante de General Motors (GM), que vendió 8.3 millones, y no muy lejos de Volkswagen (VLKAF) y Toyota (TM), que cada uno vendió más de 10 millones.

La fusión se produce en medio de una desaceleración global de las ventas de automóviles, que podría empeorar a medida que las economías de todo el mundo se desaceleren o incluso caigan en recesión.

Fabricantes de automóviles luchan para invertir en tecnologías eléctricas

Al mismo tiempo, los fabricantes de automóviles están luchando para invertir en las tecnologías eléctricas e híbridas necesarias para cumplir con los nuevos objetivos estrictos de emisiones en China y Europa. Los vehículos autónomos del futuro también representan una amenaza para los modelos comerciales tradicionales de la industria.

Estación de recarga de baterías para autos eléctricos (Imagen: Especial)

La gran cantidad de capital necesaria para enfrentar estos nuevos desafíos ha obligado a algunos fabricantes de automóviles a encontrar socios y ha convertido a otros en objetivos de adquisición.