¿Quieres escriturar un inmueble? Esto necesitas

Lo menos que se debe de pagar por inscribir una propiedad en el Registro Público de la CDMX ronda los 17 mil pesos
Trámites para escriturar un inmueble (Unsplash: Especial)

Dicen que tras la tormenta viene la calma, más bien tras la pelea por los terrenos del abuelo en Navidad viene la escrituración.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), alrededor de 30% de inmuebles en México está escriturados, se estima que más de 10 millones de inmuebles en todo el país no están regularizados.

Esto implica mencionar ¿por qué es importante escriturar?

Al adquirir un inmueble como resultado de un esfuerzo económico es vital escriturar a tu nombre para poder comprobar la propiedad de ese bien. Eso garantiza y brinda certeza y seguridad jurídica de que eres propietario de tu casa o departamento.

Oficinas de una notaría (Imagen: Especial)

“Una vez hecha la escrituración, se puede contribuir adecuadamente en temas locales como el impuesto predial, el impuesto sobre adquisición de inmuebles (ISAI) y los derechos de registro público. Al ostentarse la persona como propietaria del inmueble, puede ser sujeto de crédito y, a su fallecimiento, la transmisión de su patrimonio a sus beneficiarios se puede hacer de manera mucho más transparente y sencilla”, explica Vivanuncios.

En esto te debes fijar al momento de escriturar

El notario debe corroborar que el inmueble realmente pertenezca a la persona que dice ser el dueño. Su labor es revisar los documentos de la propiedad y asesorarte jurídicamente, recuerda, la escrituración es una forma de evitar fraudes inmobiliarios. No firmes un contrato, ni des algún tipo de adelanto o te comprometas a hacer la compra sin contactar a un notario que confirme información básica de la propiedad en venta.

Cuáles son los pasos para escriturar

Acude al notario, quien para escriturar solicitará el título de propiedad o escritura de la persona que va a vender. Y, si la persona que va a vender aparece como casada en el título que le acredita como dueña, también deberá presentar su acta de matrimonio.

Debe cerciorarte que no exista un juicio sucesorio pendiente de ser resuelto, que la propiedad no tenga alguna hipoteca o cualquier otro gravamen (que esté al corriente del pago de impuesto predial y derecho por servicio de agua y obras públicas).

El notario deberá obtener un avalúo del inmueble y, si el mismo está ubicado en la CDMX, un certificado de zonificación de uso de suelo, el cual sirve para acreditar el uso de suelo al que está destinado el inmueble en cuestión.

Antes de firma debes pagar la cantidad acordada en la compraventa y también hay que cubrir los impuestos, derechos y gastos notariales.

Una vez que se han pagado los impuestos, el notario elaborará el testimonio de la escritura y tramitará su inscripción en el Registro Público de la Propiedad, dando por terminado así el proceso de escrituración.

¿Cuánto cuesta escriturar un inmueble en la CDMX?

En la zona metropolitana de la Ciudad de México el costo de la escritura de compraventa de una vivienda oscila entre el 4 y 7% del valor total de la propiedad. La mayor proporción de este costo son impuestos y derechos que el notario retiene y tiene que pagar al fisco.

Lo menos que se debe de pagar por inscribir una propiedad en el Registro Público de la CDMX ronda los 17 mil o 18 mil pesos y el valor más alto de escrituración ronda en los 17 mil 500 pesos.

¿Cuánto tiempo tarda escriturar un inmueble?

Depende de cada entidad federativa, pero es alrededor de dos o tres semanas, desde que entregas la correspondiente documentación original al notario, hasta la firma de la escritura. Todo depende de la carga de trabajo que tengan los registros públicos, los catastros y las secretarías de desarrollo urbano.

Trámites para poner en regla una propiedad (Imagen: Especial)

Escriturar un terreno para construir

Cuando decides construir una casa debes tramitar un permiso de construcción, contar con un proyecto avalado por las autoridades y, una vez terminada la obra, dar aviso de la terminación o de ocupación de ese bien. Si una persona después quiere vender esa casa, no tiene que volver a escriturar, basta con tener esos tres elementos: la escritura del terreno, la licencia de construcción y de terminación.