¿Es verdad que el billete de 2 dólares da suerte y es una pieza única?

El billete de dólar y de 100 son los que más se imprimen
Imagen: Especial

Mucho se ha dicho que el billete de 2 dólares es una pieza que da suerte y que podría considerarse única e incluso bastante extraña de encontrar pero la historia dice otra cosa.

La Reserva Federal de Estados Unidos (FRB) puso en circulación siete tipos de billetes diferentes: US$1, US$2, US$5, US$10, US$20, US$50 y US$100; la única diferencia del billete de 2 dólares y sus otros 6 hermanos es que de esa denominación no se hacen tantas impresiones como los demás.

Imagen: Especial

Cabe mencionar que el billete de dólar y de 100 son los que más se imprimen.

De acuerdo con la información de la FRB, fue en 2003 cuando se imprimió la última serie del billete de 2 dólares pero cuatro años después, es decir, en 2007 había más de 1.5 millones de dólares en billetes de dos en circulación.

La primera vez que se imprimó el billete de 2 dólares fue en 1862 y tenía la imagen de Alexander Hamilton, quien fue el primer secretario de Tesoro de Estados Unidos.

Posteriormente, en 1869, hubo un rediseño en el billete y Hamilton dejó de aparecer en el billete; la nueva imagen, la cual sigue vigente hasta el día de hoy, es la del expresidente Thomas Jefferson.

Imagen: Especial

Por otra parte, el director y productor del ‘Documental del Billete de 2 Dólares’, John Bennardo, explicó que el origen de la creencia de que este billete da buena suerte surge en los años 60, en el vuelo orbital que realizó el astronauta John Gleen, cuando el soporte terrestre enrolló billetes de 2 dólares, que contenían deseos de buena suerte, en cables de la nave espacial.

Finalmente, el experto señaló que la suerte y el sentido de rareza se lo dan las mismas personas, por ejemplo, el presidente Andrés Manuel López Obrador dice que un billete de 2 dólares es su amuelo de la suerte, pues este se lo regaló un “paisano” en Estados Unidos.

Así que sí creías que tener un billete de 2 dólares te hace dueño de una pieza única, lamentamos decirte que en realidad cualquier persona puede entrar a un banco estadounidense y llevarse uno de ellos.

Publicidad