RadioShack recibe otra oportunidad en línea

Lo habían dado por muerto en dos ocasiones y lo reviven
Imagen: Twitter @Chapter11Cases

RadioShack, un elemento fijo en el centro comercial durante décadas, ha sido sacado del borde de la muerte, nuevamente, y lo reviven como sitio de comercio electrónico.

Es el nombre más preciado en la canasta de marcas que los inversionistas emprendedores Alex Mehr y Tai López han recogido desde que la pandemia de coronavirus arrasó con el sector minorista de Estados Unidos y envió a varias cadenas a la protección por bancarrota. Hasta ahora, esas marcas incluyen Pier1, Dressbarn y Modell’s.

Imagen: Especial

Más competitivo en línea

Mehr y López planean hacer que RadioShack vuelva a ser competitivo, esta vez en línea, en lugar de en las esquinas o en los centros comerciales. Sin embargo, a diferencia de los años de gloria de RadioShack, ahora es el mundo de Amazon.

La gran pregunta es: ¿Cuánto valor tiene la marca RadioShack cuando es posible que la preciada audiencia de consumidores más jóvenes nunca haya tenido una radio, y mucho menos haya entrado en una tienda RadioShack?

“Es una línea muy delgada entre ser icónico y estar muerto”, dijo Robert Passikoff, fundador y presidente de Brand Keys, una consultora de investigación y marketing.

Ser icónico la mayor parte del tiempo solo significa que la gente te recuerda. Uno no está seguro que el simple hecho de recordar algo sea lo suficientemente aprovechable como para convertir algo en éxito.

El éxito es algo que ha estado en el espejo retrovisor de RadioShack durante bastante tiempo. La compañía, que celebraría su centenario en 2021, parecía estar en la cima del mundo de la tecnología en los días previos a las computadoras personales de fines de la década de 1970 y principios de la de 1980, el lugar al que los niños y aficionados iban a comprar radios, walkie-talkies. y todas las piezas para arreglarlos, o incluso construirlos ellos mismos.

Quedó fuera de la competencia

En algún lugar del camino, “The Shack” se perdió. Incapaz de sacar provecho del boom de las PC que comenzó a mediados de los años ochenta, también se encontró en gran medida al margen de la revolución de los dispositivos portátiles de la actualidad y se dirigió hacia la irrelevancia. Obtuvo su última ganancia en 2011. Después de que los rediseños de las tiendas y otros cambios no lograron atraer clientes, la compañía de Fort-Worth, Texas, solicitó la protección por bancarrota del Capítulo 11 en 2015 y luego nuevamente dos años después.

Mehr y Lopez no tienen planes de reconstruir el imperio RadioShack de ladrillo y mortero. Pero dicen que hay un camino de regreso a la rentabilidad, y todo comienza con el nombre.

“Compramos la materia prima para construir un gran negocio”, dijo Mehr. “Marca significa confianza. Y la marca es muy, muy fuerte. Tengo datos cuantificables de que la marca es muy fuerte”, destacó.

Publicidad