¿Qué se necesita para ser corresponsal bancario?

Así puedes permitir que tus clientes realicen movimientos bancarios desde tu negocio
Así puedes convertir tu negocio en corresponsal bancario | Foto: Unsplash

Un corresponsal bancario es un establecimiento que sirve como intermediario entre una institución bancaria y los usuarios. Ofrece la oportunidad de realizar movimientos y pagos de servicios del banco sin necesidad de acudir a una sucursal de la entidad financiera que fuere.

La ventaja del modelo de los corresponsales bancarios es que casi cualquier tipo de establecimiento puede ser reconocido como tal, siempre que cumpla con los requisitos mínimos de infraestructura.

En las siguientes líneas, te contaremos cuáles son las actividades que los corresponsales pueden realizar y cuáles son las características que tu negocio debe de cumplir para transformarse en intermediario.

Los negocios deben cumplir con estos requisitos mínimos de infraestructura para convertirse en intermediarios | Foto: Unsplash

Actividades que competen a los corresponsales bancarios

  •  Pago de servicios en efectivo, con cargo a tarjetas de crédito y débito o con cheques.
  •  Depósitos en efectivo o cheques de la institución (Hasta 4,000 UDIS).
  • Consulta de saldos y movimientos de cuentas bancarias.
  •  Retiro de efectivo en cuentas bancarias, cuentas móviles y tarjetas prepagadas bancarias (Hasta 1,500 UDIS).
  • Apertura de cuentas con límite de depósitos al mes y de bajo riesgo.
  •  Pago de cheques del mismo banco.
  •  Pago de créditos en efectivo, con tarjetas de débito, crédito y prepagadas o con cheques de cualquier institución.
  • Transferencias.
  •  Adquirir y activar tarjetas bancarias prepagadas.

Los clientes pueden realizar depósitos en efectivo y otro tipo de movimientos | Foto: Unsplash

Qué tipo de establecimientos pueden ser corresponsales y cuáles son los requisitos

Los requisitos mínimos para convertir tu negocio en corresponsal bancario son: 

  • Tener un establecimiento permanente.
  • Acreditar un giro de negocio propio.
  • Poseer la infraestructura necesaria para realizar las operaciones (internet, terminal de venta/pago, etc.).
  • Contar con personal capacitado para operar los dispositivos tecnológicos.
  • Gozar de un buen historial crediticio y de negocios.
  • No haber sido condenado por sentencia (delitos dolosos o patrimoniales).

Necesitas tener un establecimiento permanente para aplicar | Foto: Unsplash

Así pues, los establecimientos más comunes que participan en este modelo de intermediación son:

  • Supermercados
  • Tiendas de conveniencia
  • Misceláneas
  • Oficinas de telégrafos
  • Farmacias
  • Restaurantes

Sin embargo, no importa cuál sea el giro en el que te desempeñes, si cuentas con los requisitos anteriores puedes aplicar sin problemas. Por último, vale mencionar que la ventaja de transformar tu negocio en corresponsal bancario es que, además de aumentar la afluencia de clientes y la satisfacción de los mismos, puedes cobrar una comisión de hasta 15 pesos por cada movimiento realizado.

Si quieres conocer más información como ésta, síguenos en Oink-Oink.

Publicidad