PANKS, las tías ejecutivas y consentidoras; estas son sus características

Hay marcas de estilo de vida dedicadas a este tipo de tías que aman a los niños
Imagen: Unsplash

Las familias en México y en varias partes del mundo dejaron el modelo padre, una madre, dos hijos y un perro juguetón. Entre estas relaciones diversas, hay una que destaca por su huella emocional, psicológica y económica: las tías profesionales, que por decisión o por circunstancia no son madres, pero han encontrado una forma de disfrutar lo más parecido a la maternidad, sin descuidar su desarrollo profesional. Las llaman PANKS (Professional Aunts, No Kids, Tías Profesionales sin Hijos).

Imagen: Unsplash

Este término nació en el año 2008 por Melanie Notkin, experta en estudios de mercado, que también asegura que el movimiento es muy común y recurrente que, además, ha pasado inadvertidamente.

De acuerdo con Notkin, mientras que los padres se confrontan con sus propios límites, las PANK están dispuestas y felices de ofrecer apoyo a los niños de manera significativa. Se convierten en tutoras incluso con recursos emocionales, financieros, con tiempo de calidad y el propósito de influir positivamente.

Actualmente crece el número de sobrinas y sobrinos que disfrutan de tías más divertidas, más conectadas y mucho más felices. Ellas representan una de las piezas primordiales del rompecabezas familiar, aunque su particular valía no termine de ser reconocida. Parece que las tías sin hijos son mujeres subestimadas.

No así para las empresas, hay marcas de estilo de vida dedicada a este tipo de tías y a todas las tías abuelas, madrinas y mujeres que aman a los niños. Como marcas de niños de ropa, agencias de viajes, compañías de juguetes, restaurantes dedicados a niños.

Las PANKS son un nicho muy peleado por distintas marcas debido a su poder adquisitivo.

Imagen: Unsplash

Qué ocurre en México con las mujeres sin hijos

En México también aumenta en forma paulatina el número de mujeres que deciden no procrear. De acuerdo con el INEGI y con base en la Encuesta Intercensal 2015, alrededor de 44% de las mujeres de 20 a 29 años no tiene hijos, si bien la cifra disminuye a 11% entre las mujeres de 30 años y más, lo que habla de una tendencia a la postergación más que a la cancelación de la maternidad.