Hackeo a Tesla pudo perjudicar su producción de automóviles: FBI

El intento fue detenido gracias a un operativo encubierto
Imagen: Especial

El CEO de la compañía Tesla, Elon Musk, comunicó en su cuenta de Twitter, que su empresa sufrió un intento de hackeo de información. Musk califica este acto como un ataque grave.

El pasado 25 de agosto el Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció la detención de Egor Igorevich Kriuchkov, ciudadano ruso acusado de intentar introducir un software malicioso para comprometer las redes informáticas de Tesla.

El sitio Teslarati indica que en julio Kriuchkov trató de sobornar a un trabajador rusoparlante en la Gigafábrica de Tesla en Nevada para ayudarlo a introducir este programa en los servidores a cambio de un millón de dólares.

Imagen: Especial

No obstante, el empleado informó de este plan a sus superiores y al FBI. Luego, fue parte de una operación encubierta durante un mes, que condujo a la detención de Kriuchkov.

El propósito del ataque era introducir una denegación de servicio distribuido (DDoS). Con este, los piratas informáticos podrían entrar en sus sistemas de seguridad para extraer datos corporativos y de red. Luego, los retendrían hasta que Tesla pagara por su liberación.

Esta operación pudo haber comprometido las actividades de la empresa, pues los trabajadores no habrían tenido acceso a sus equipos de cómputo, la información de la empresa pudo haber sido vendida, o las actividades se hubieran visto detenidas.

El FBI indica que Kriuchkov tiene en su historial varios ataques anteriores. Además, la denuncia penal nos hace pensar que no se trata de una piratería informática improvisada, sino que responde a un esquema organizado y financiado.