¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Te decimos cómo te puedes proteger contra las facturas falsas

Los emisores de facturas falsas enfrentarán prisión preventiva oficiosa, pues este delito ya se considera delincuencia organizada.
Redacción Oink-Oink
Imagen: Especial

En la estrategia contra las Operaciones Simuladas (empresas factureras) uno de los cambios más importantes es que, ahora, los emisores de facturas falsas enfrentarán prisión preventiva oficiosa, pues este delito ya se considera delincuencia organizada.

El problema es muchas personas no saben que esta nueva medida también es para las compañías que cuentan con proveedores señalados como emisores de comprobantes apócrifos, ya que puede darse el caso de que una empresa que sí realiza actividades legales emita comprobantes falsos y legítimos al mismo tiempo.

Imagen: Especial

De acuerdo con Forbes, los clientes de firmas etiquetadas por el SAT de tener operaciones simuladas, también pueden ser requeridos para aclarar la situación fiscal como contribuyentes e, incluso, a que les practique auditorías.

“Es importante que las empresas que reciben facturas electrónicas de sus proveedores tengan una estrategia de comprobación previa, durante y después de la contratación de los servicios”, puntualizó Agustín Meixueiro, socio de la firma Anaya Abogados y especialista en temas de litigio.

El abogado fiscalista, Luis Pérez de Acha señala que las facturas falsas son exactamente las mismas que se emiten de manera legal, la diferencia es que estos comprobantes son tienen materialidad, pues se generan sin que se haya intercambiado un bien o un servicio.

“Cabe señalar que las empresas que emiten estos comprobantes pueden ser firmas legalmente constituidas, con RFC. Una misma empresa puede emitir comprobantes por actividades existentes e inexistentes”, afirmó Pérez de Acha.

Para evitar ser víctima de esta situación y no tener que presentarte ante las autoridades, puedes revisar que tus proveedores no se encuentren notificados en el Diario Oficial de la Federación (DOF) bajo el Artículo 69B, que es la manera como el SAT señala a los contribuyentes que tienen incongruencias en facturación.

Imagen: Especial

Además, puedes asegurarte que el domicilio fiscal sea un inmueble que realmente exista y sea sede del proveedor durante la contratación; también, puedes documentar la materialidad de los servicios, como tomar fotografías de las capacitaciones, los servicios o registrar las comunicaciones por correo.

Por su parte, el SAT, a través de su Modelo de Riesgos sigue dando seguimiento de empresas que tengan un crecimiento exponencial en la facturación o irregularidades entre lo que facturan y declaran.

Imagen: Especial

Una vez que detectan a estas empresas se realiza el bloqueo de su Certificado de Sello Digital y a la verificación del domicilio fiscal, infraestructura y que, en efecto, se realice la actividad económica registrada ante el RFC.

Finalmente, cuando las empresas no logran acreditar que sus operaciones y facturas son totalmente legítimas, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) procede a la revisión de las cuentas bancarias de socios y accionistas, y se generan alertas por posible lavado de dinero.