Tres razones por las que un propósito sólido es una buena idea de negocio

La gente quiere ser parte de empresas que prometen cambiar las cosas para mejor y tener un impacto
Imagen: Unsplash

La mayoría de los emprendedores quieren crear un impacto positivo en el mundo. Tienen un propósito y una misión. Ven un problema; encuentran una manera de solucionarlo

A medida que los inversores exigen rentabilidad o las demandas de ingresos se vuelven más urgentes. A medida que comenzamos a trabajar más horas.

Imagen: Especial

Sin embargo, el propósito y el beneficio están delicadamente entrelazados. Quizás, puede tener uno sin el otro, pero a medida que avanzamos hacia una fuerza laboral liderada por los millennials y la Generación Z (los nacidos entre 1983 y 2003), el caso de tener ambos se vuelve mucho más convincente. Y sí, rentable, explica Entrepreneur.

Estas 3 razones de un propósito sólido ayudan a tu negocio

Tener claro tu propio propósito

Cuando tiene claro tu propio propósito y el de tu negocio y lo que representa, y lo que no representa, es más fácil tomar decisiones y evaluar oportunidades. Esto podría abarcar desde los empleados que traes a tu equipo hasta los socios con los que colaboras y los clientes que estás tratando de atraer.

Si es una empresa nueva o pequeña, no puede permitirse el lujo de explorar todas las oportunidades que se presentan y constantemente después de lo nuevo y brillante. Concentrar sus esfuerzos en las actividades correctas se traduce en costos optimizados y produce mejores resultados que están más alineados con la dirección de la empresa.

Obviamente, es posible que no siempre lo hagas bien, pero tendrás un enfoque para la toma de decisiones. Entonces, se trata de prueba y error para ser verdaderamente innovador.

Tener esa brújula para guiarte hacia las oportunidades adecuadas que desea explorar significa que tiene la libertad de experimentar y, al hacerlo, descubrir qué “vías muertas” debes cortar rápidamente y en qué áreas centrales concentrarte. Centrarte en unas pocas áreas fundamentales impacta en los resultados finales.

Tener empleados más motivados

¿Qué empleado se siente realmente atraído y comprometido emocionalmente con las hojas de cálculo, los datos y los KPI? ¿Y el dinero? Una y otra vez durante la última década, vemos investigaciones que sugieren que el dinero no es el principal motivador para muchas personas, en un estudio de metaanálisis de Tim Judge, “Los autores revisaron 120 años de investigación para sintetizar los hallazgos de 92 estudios cuantitativos. El conjunto de datos combinado incluyó más de 15 mil personas y 115 coeficientes de correlación.

Los resultados indican que la asociación entre salario y satisfacción laboral es muy débil. La correlación reportada (r = .14) indica que hay menos del 2% de superposición entre los niveles de remuneración y satisfacción laboral. Además, la correlación entre el pago y la satisfacción salarial fue solo marginalmente más alta (r = .22 o 4,8% de superposición), lo que indica que la satisfacción de las personas con su salario es mayormente independiente de su salario real”.

Aunque algunos pueden amar los datos y otros pueden amar el dinero, lo que realmente atrae y motiva a las personas es una historia, una misión y un propósito. El propósito triunfa sobre la motivación.

Comunicar un propósito sólido

Al tener un objetivo empresarial sólido y comunicarlo claramente a tus empleados crea una filosofía y una cultura compartidas. Todos tienen un papel que desempeñar en esa cultura y tienen un impacto a su manera individual y única. Nos convertimos en una parte impactante de algo más grande que nosotros.

Una consultora estadounidense, encuestó a 2 mil empleados de LinkedIn y descubrió que 41% podría clasificarse como “orientado a un propósito”. ¿Por qué debería importarle a LinkedIn?

“Según la investigación de Imperative, los empleados orientados a un propósito tienen un 54% más de probabilidades de permanecer en una empresa durante más de cinco años y un 30% más de probabilidades de tener un alto rendimiento”.

La baja rotación de personal y los empleados productivos equivalen a un impacto final.

Piense en Airbnb, Nike o Apple. ¿Qué comparten todas estas empresas? Además de tener un gran éxito, todos comparten un fuerte propósito.

Todos tienen una narrativa que se utiliza con gran efecto en su marketing y marca. Todos han creado una conexión emocional con su audiencia.

Imagen: Especial

En estos tiempos de crisis, la gente quiere instintivamente ser parte de empresas que prometen cambiar las cosas para mejor y tener un impacto positivo en ellas y en el mundo que las rodea, pero la realidad es que muchas empresas se están quedando cortas.