¿Por qué a los suecos no les gusta hablar con extranjeros ni de negocios?

Suecia es un lugar atractivo para hacer negocios por estos motivos
(Imagen: pixabay)

En Suecia, la charla informal se considera innecesaria, ya que la conversación se utiliza para intercambiar información real y significativa. Si deseas emprender un negocio allá toma un cuenta esto.

En muchas culturas, entablar una conversación con un extraño es la norma e incluso podría conducir a una amistad en ciernes. Pero no para los suecos que tampoco les gusta hablar ni para los negocios.

(Imagen: Twitter)

En ese país nórdico la charla trivial se considera inútil y se la conoce como kallprat (“charla fría”) o dödprat (“charla muerta”). Para evitar terminar en estas situaciones, muchos suecos han hecho un arte de evitar el contacto visual con extraños y conocidos con los que podrían encontrarse en la calle mirando sus teléfonos o mirando los escaparates.

Intercambio de información significativa en los negocios

Para los suecos, el propósito de hablar es intercambiar información significativa si es de negocios tendrías que ser muy directo y que sea atractivo el tema, y participar en una charla sin propósito simplemente no se valora.

Los visitantes de Suecia que intentan entablar una conversación informal con un comerciante o camarero, incluso con el saludo local de “hej”, probablemente se encontrarán con un “hej” plano en respuesta, a menudo con una leve irritación o desconfianza.

Los expertos dicen que esta reserva podría deberse a que Suecia es un país escasamente poblado en un paisaje relativamente vasto, por lo que durante cientos de años, la gente se acostumbró a hablar raramente con personas fuera de su círculo inmediato.

Otra hipótesis es que esta aversión a las charlas podría estar relacionada con niveles relativamente bajos de inmigración a Suecia hasta la década de 1960.

La exposición mínima a otras culturas significaba históricamente que los suecos eran menos propensos a adoptar esta práctica decididamente no sueca.

Sin embargo, a pesar de su apariencia aparentemente genial, los suecos casi siempre serán educados y amigables, aunque simplemente de una manera diferente a los de culturas más comunicativas.

En un país que invierte la simplicidad y la practicidad, es mejor no hablar sin una razón.

Importancia de Suecia en los negocios

Suecia es uno de los países más favorables para las empresas en el mundo. Conocido por su eficiencia, transparencia y apertura, se le calificó como el mejor país para hacer negocios en 2017 (y el noveno según la categoría Haciendo Negocios del Banco Mundial 2017).

El país invierte mucho en investigación y desarrollo y es un mercado de pruebas establecido para nuevas tecnologías. Estocolmo es el segundo centro tecnológico más prolífico del mundo, después de Silicon Valley.

Suecia también cuenta con la mayor productividad en fabricación de Europa (según el Cuadro europeo de indicadores de la innovación), respaldada por una fuerza laboral que no solo es trabajadora, sino también altamente educada.

La economía mixta de Suecia es importante en las industrias de exportación, como la automotriz, la ingeniería, las telecomunicaciones, los productos farmacéuticos, la generación de energía, la pulpa y el papel, el hierro y el acero.

La excelente infraestructura, estabilidad política, bajos impuestos corporativos y un alto nivel de vida hacen de Suecia un lugar consistente y atractivo para hacer negocios.

Publicidad