Puntos clave para emprender con amigos o en pareja sin pelear en el intento

Emprender en pareja o con amigos no es fácil, pero puedes usar estos tips para tener éxito
Si decides emprender con amigos o en pareja, toma en cuenta estos factores | Foto: Pexels

Cuando llevas una buena relación con tus seres queridos, es natural que entre pláticas surjan ideas y proyectos comunes. ¡Cuántas veces no se habla en reuniones entre amigos o en citas de pareja de emprender un nuevo negocio juntos!

No obstante, antes de dar un paso tan importante, debes tomar en cuenta algunos factores clave para que un negocio prospere a pesar de la influencia de las emociones personales.

Muchas empresas fracasan a corto plazo precisamente por el hecho de mezclar las relaciones interpersonales con los asuntos meramente laborales.

Los negocios funcionan mejor cuando las relaciones personales no entorpecen las cosas | Foto: Pexels

Para que esto no te pase, te diremos algunos puntos que debes identificar y planear antes de emprender un nuevo negocio con amigos o con tu pareja.

  • Establecer un límite entre lo personal y lo laboral

Debe definirse una línea clara entre la relación de trabajo y los lazos afectivos. Para ello, es indispensable establecer horarios, hacer una clara división de tareas, entre otros elementos.

Prácticamente, se debe llegar a un acuerdo en el cual todas las partes entiendan su rol como socios y eviten que las relaciones interpersonales intervengan en su desempeño profesional.

Es necesario establecer límites personales y laborales | Foto: Pexels

  • Resolución de conflictos

Éste es un ejercicio de madurez tanto individual como laboral. En generaciones pasadas se decía: “los platos sucios se lavan en casa”. Esta frase aplica muy bien en este contexto: los problemas de trabajo deben ser resueltos en el trabajo; los conflictos personales, de manera externa.

Antes de emprender un negocio, todos deben saber que los tropiezos serán parte del camino. Si alguna de las partes no está dispuesta a asumir esta responsabilidad y a separar los vínculos personales de los laborales, probablemente la mejor decisión sea desistir de iniciar un nuevo proyecto.

  • Delegar tareas

Cuando emprendes un negocio con amigos o con tu pareja, debes tener claro que el asunto no es una competencia. No se trata de ver quién destaca más, sino de sacar el máximo provecho de los conocimientos y habilidades de cada uno.

Procura identificar las fortalezas de cada socio y definir la estructura de la empresa basada en esta información. Luego, aunque todos deben apoyarse mutuamente, cada quién sabrá lo que le corresponde hacer y no habrá ninguna aspereza derivada de la competencia.

Si quieres conocer más información como ésta, síguenos en Oink-Oink.

Publicidad