Proyectos de inversión privada: ¿qué características tienen y cuántos hay?

¿Has pensado en las formas que tienen los negocios de crecer?
Imagen: Pixabay

Un proyecto de inversión es un plan de una organización que busca utilizar sus recursos con el fin de alcanzar un rendimiento en el futuro, que generalmente es de naturaleza económica. Esto es válido para los proyectos de inversión privada, que es en los que nos centraremos en este artículo.

No obstante, existen los proyectos que tienen como fin generar un impacto positivo en el bienestar de alguna comunidad, por lo que no tienen como fin mismo generar riqueza, sino otros propósitos, como la integración comunitaria o curar enfermedades. En este sentido, los proyectos de inversión pueden clasificarse de múltiples formas. En esta entrada los clasificaremos conforme a estándares clásicos, a saber: de inversión privada, pública y social.

Proyectos de inversión privada

Estos son los proyectos que buscan rentabilizar la inversión de forma económica. Es por eso que su capital proviene de empresas y organizaciones en el sector privado, que quieren recuperarlo y obtener un beneficio financiero en el futuro.

Imagen: pixabay

Características

Estos proyectos tienen como característica conseguir rentabilidad a fin de recuperar lo invertido inicialmente. Así, se busca el mayor beneficio posible sobre la menor inversión, mientras que estos fondos son privados.

¿Qué tipos de inversiones privadas existen?

  • Nuevos productos o mercados: estas podrían cambiar la naturaleza de un negocio introduciendo productos que no había en poblaciones delimitadas.
  • Expansión de productos o mercados: esto supone que las empresas alcancen otros mercados debido al crecimiento de la demanda.

Imagen: Pixabay

  • Sustituciones para continuar con las operaciones. Esto implica hacer reparaciones que permitan mantener en operación las máquinas o bienes de capital con los que se cuenta.
  • Sustitución para reducción de costos. Esto implica analizar si en vez de reparar se sustituyen las máquinas por otras más modernas que hagan más sencillo el proceso productivo.

En todos los casos se requiere que los departamentos de Investigación y Desarrollo de las empresas exploren las opciones al alcance de sus manos para mejorar los productos o servicios existentes, además de formas de operar más eficientes, mientras que los departamentos de contabilidad evalúan si la inversión es rentable con base en los recursos que se cuentan en ese momento

 

Publicidad