Pasos para poner en marcha tu negocio y dejar de ser empleado

Imagen: Especial

Si deseas emprender un negocio para dejar de ser empleado, pero no sabe por dónde comenzar, no te preocupe, no estás solo. De hecho, dada la nueva realidad económica de nuestro tiempo, más personas que nunca han encontrado el “trabajo” que pensaban les estaba esperando y creían que no existía. Otros han llegado a la conclusión de que preferirían crear el trabajo que aman, construido para ajustarse a sus propios objetivos de vida. No importa cuál sea la motivación para ser tu propio jefe, puedes comenzar hoy. Aquí hay ocho consejos para comenzar:

Te recomendamos: Negocios que puedes emprender con poco dinero

1) Toma una posición por ti mismo

Si no estás satisfecho con tus circunstancias actuales, admite que nadie puede solucionarlas excepto tú. No sirve de nada culpar a la economía, a tu jefe, tu pareja o tu familia. El cambio solo puede ocurrir cuando tomas una decisión consciente para hacerlo realidad.

2) Identifique el negocio adecuado

Date permiso para explorar. Ser receptivo a mirar diferentes facetas de ti mismo (tu personalidad, estilos sociales, edad) y escuche tu intuición. Tendemos a ignorar la intuición, aunque en el fondo a menudo sabemos la verdad. Pregúntate a ti mismo “¿Qué me da energía incluso cuando estoy cansado?”.

Imagen: Especial

¿Cómo saber qué negocio es “adecuado” para ti? Hay tres enfoques comunes para el emprendimiento:

Haz lo que sabes: ¿Has sido despedido o quieres un cambio? Mira el trabajo que has realizado para otros en el pasado y piensa cómo podrías agrupar esas habilidades y ofrecerlas como tus propios servicios o productos.

Haz lo que otros hacen: conoce otras empresas que te interesan. Una vez que hayas identificado un negocio que te gusta, emúlalo. Resuelva un problema común: ¿hay una brecha en el mercado? ¿Hay algún servicio o producto que te gustaría llevar al mercado? (Nota: este es el riesgo más alto de los tres enfoques). Si eliges hacer esto, primero asegúrate en adquirir conocimiento antes de gastar dinero.

3) La planificación empresarial mejora tus posibilidades de éxito

La mayoría de la gente no planifica, pero ayuda a llegar al mercado más rápido. Un plan de negocios ayudará a ganar claridad, enfoque y confianza. Un plan no necesita tener más de una página. A medida que escribe tus objetivos, estrategias y pasos de acción, tu negocio se vuelve real. Pregúntate a ti mismo las siguientes cuestiones:

  • ¿Qué estoy construyendo?
  • ¿A quién le serviré?
  • ¿Cuál es la promesa que estoy haciendo a mis clientes/ clientes y a ti mismo?
  • ¿Cuáles son mis objetivos, estrategias y planes de acción (pasos) para lograr mis objetivos?

4) Conoce a tu público objetivo antes de gastar un centavo

Antes de gastar dinero, averigua si las personas realmente comprarán tus productos o servicios. Esto puede ser lo más importante que puedes hacer. Realizar esto validará tu mercado. En otras palabras, ¿quién, exactamente, comprará tus productos o servicios además de tu familia o amigos? (Y no digas: “Todos en México querrán mi producto”) ¿Cuál es el tamaño de tu mercado objetivo? ¿Quiénes son tus clientes? ¿Tu producto o servicio es relevante para tu vida cotidiana? ¿Por qué lo necesitan?

Hay investigaciones de la industria disponibles que puede descubrir de forma gratuita. Lee artículos de la industria con datos (busca en Google las asociaciones industriales relevantes) y observa los datos del Censos para obtener más información. Sin embargo, la forma más importante de obtener esta información es preguntar directamente a tu mercado objetivo/ clientes y luego escuchar.

5) Comprende tus finanzas personales y elije la cantidad correcta de dinero que necesita para tu negocio

Como emprendedor, tu vida personal y tu vida empresarial están interconectadas. Es probable que sea tu primera inversión, y posiblemente la única. Por lo tanto, tener un conocimiento detallado de tus finanzas personales y la capacidad de rastrearlas es un primer paso esencial antes de buscar financiamiento externo para tu negocio. Es por eso que es recomendable configurar tus cuentas personales en un sistema de administración de dinero para simplificar este proceso.

A medida que creas tu plan de negocios, deberás considerar qué tipo de negocio estás construyendo: un negocio de estilo de vida (menor cantidad de fondos iniciales), una franquicia (inversión moderada según la franquicia) o un negocio de alta tecnología (requerirá una importante inversión de capital). Dependiendo de dónde se encuentre, necesitarás una cantidad diferente de dinero para lanzar y hacer crecer tu negocio.

6) Construir una red de apoyo

Has hecho el compromiso con tu negocio. Ahora necesitas cultivar una red de seguidores, asesores, socios, aliados y proveedores. Si crees en tu negocio, otros también lo harán.

La red puede ser local, nacional y a través de redes sociales. Unirte a cámara de comercio local u otros grupos empresariales relevantes. Aquí hay algunos conceptos básicos de redes:
Cuando asistas a eventos del sector, pregunta a los demás qué hacen y cómo puede ayudar. La clave es escuchar más que promocionarte.

No importa en qué grupo te unas, trata de ser generoso, ayuda a otros y realiza presentaciones sin cobrar. Al convertirte en un líder generoso, serás la primera persona que se les ocurrirá cuando alguien a quien ayudaste necesitará de tu servicio.

7) Vender creando valor

A pesar de que compramos productos y servicios todos los días, las personas no quieren ser “vendidas”. Concéntrate en servir a los demás. Cuantas más personas atiendas, más dinero ganarás. Cuando consideres a tus clientes pregúntate:

  • ¿Qué les puedo dar?
  • ¿Cómo puedo hacer que tengan éxito en sus propias actividades?

Este enfoque puede ayudar a encontrar nuevas formas de perfeccionar tu producto o servicio y ofrecer más valor, lo que tus clientes apreciarán.

8) Haz correr la voz

Aprovecha y usa las herramientas en línea más efectivas (Twitter, Facebook, YouTube, LinkedIn) disponibles para transmitir tus mensajes. Usa las redes sociales como sitios “punteros”; es decir, señalar cualquier cosa que creas que será de interés para tus fanáticos y seguidores.

Imagen: Especial

Aunque las redes sociales son esenciales hoy en día (¡debes usarlas!), No subestime el poder de otros métodos para correr la voz: marketing de boca en boca, herramientas de marketing de sitios web e internet, relaciones públicas, publicaciones de blog, columnas y artículos, discursos, correos electrónicos, boletines y el teléfono antiguo pero esencial.

Si sigues estos pasos, estarás en camino de convertirte en tu propio jefe. Es importante recordar que no estás solo. Si quiere “ser tu propio jefe” pero aún te sientes atrapado acércate con otros emprendedores. Es posible que te sorprendan los invaluables contactos que hay a tu alcance.

Con información de Entrepreneur