¿Debo pagar impuestos si obtengo recursos por Crowdfunding?

Esto dice la ley acerca de tus obligaciones fiscales

El crowdfunding es una forma de reunir capital mediante aportaciones de numerosos individuos. Generalmente, sirve como modelo de ingreso para el financiamiento de un nuevo proyecto.

Básicamente, presentas tu plan ante la comunidad web y de acuerdo al interés que generes en el público recibes dinero para iniciar tu startup. Cada una de estas aportaciones funciona como una inversión que los usuarios realizan en tu nueva empresa.

A cambio del dinero invertido, se recibe algún tipo de beneficio. Ya sea un producto, un servicio, un porcentaje mínimo de las acciones o cualquier elemento que definas en las especificaciones del financiamiento de tu proyecto.

Así es como puedes obtener dinero para tu empresa mediante crowdfunding | Fuente: Unsplash

Por supuesto, recibir fondos mediante crowdfunding implica a su vez el pago de los impuestos pertinentes. A saber, obtener rendimientos a través de plataformas de tecnología financiera conlleva ciertas obligaciones fiscales.

En este sentido, no es posible registrar tu proyecto de empresa en un sitio fintech a menos que estés al corriente con tus responsabilidades: pertenecer al Registro Federal de Contribuyentes (RFC), estar dado de alta en el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y ser un contribuyente regular.

Así pues, los recursos generados por crowdfundng deben cumplir con el pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y el Impuesto al Valor Agregado (IVA), como cualquier otro tipo de ingreso.

Así se calculan los impuestos para los rendimientos por crowdfunding | Fuente: Unsplash

Para ello, es importante tener en cuenta que este par de impuestos varían de acuerdo a la cantidad de dinero que se reciba. En cuanto al ISR, las retenciones periódicas están suscritas a los límites establecidos en las tarifas referidas en la regla 3.15.4 de la Resolución Miscelánea Fiscal.

Éstas oscilan entre el 1.92% y el 35% de los fondos recibidos, según los límites inferior y superior dispuestos en la misma regla.

Obtener rendimientos a través de plataformas de tecnología financiera conlleva ciertas obligaciones fiscales | Fuente: Unsplash

En el caso del IVA, la tasa corresponde al 16%, de acuerdo con el artículo 1º de la Ley del Impuesto al Valor Agregado. El 50% del impuesto será retenido por la plataforma digital y el resto tendrá que ser liquidado por el contribuyente.

Este procedimiento legal aplica para cualquier sitio de crowdfunding, así que antes de lanzar tu proyecto, deberías tomar en cuenta estos porcentajes. Así, podrías delimitar lo fondos requeridos de acuerdo al rendimiento que le otorgarán a tu startup después de impuestos.

Si quieres más información como ésta, síguenos en Oink-Oink.

Publicidad