7 Negocios populares en los que ya no deberías emprender

Cuando todos quieren copiar las tendencias, huye: tu negocio no será especial, sino uno más del montón
Fuente: Pixabay

Muchas personas quieren emprender en sus propios negocios e invierten tiempo, dinero y recursos en ello. En esta nota te decimos ideas de negocios populares en las que ya no debes emprender.

Cada quien decide cómo invertir su dinero. El problema es que estos emprendimientos son populares por lo relativamente fácil que es entrar al negocio, o porque muchos tienen la idea de que se saca dinero rápido. Lo malo es que cuando es mayor la oferta porque tanta gente piensa que esto es rentable, deja de ser negocio. 

Fuente: Pixabay

1. Barberías

Se puso de moda tener barba, y de pronto las peluquerías tradicionales se remodelaron para imitar el modelo estadounidense (barber shop) y comenzaron a subir tarifas y a vender productos a base de minoxidil. Hoy, ya hasta existen barberías ambulantes o en camiones, de tan saturado que quedó el mercado.

Fuente: Pixabay

2. Poner uñas

Este otro es un emprendimiento popular, pues en Instagram un sector de la población femenina piensa que es un lujo para presumir tener uñas de gel y con figuras. El mercado está tan saturado que prácticamente hay quien pone uñas en cada calle.

Fuente: Pixabay

3. Ser streamer de videojuegos

Muchos nos quedamos impactados cuando nos dijeron que hay personas a las que les gusta ver transmisiones de videojuegos. Posiblemente eran el hermano pequeño al que le daban el control desconectado. La cosa aquí es que hay tantos jóvenes pensando que es negocio, que se hizo altamente competitivo el proceso.

El negocio más bien está en producir videojuegos, en jugarlos si ya tienes una base de seguidores, o si eres mujer (muchos nos declaramos en desventaja al competir con muchas youtubers de este sector en cuanto a vistas). Esto es un hobby, y no deberías pensar en vivir de esto como única fuente de ingresos.

Fuente: Pixabay

4. Hacer tatuajes

Tomaste un cursito o viste un videotutorial e hiciste inversión en materiales y pensaste que es un gran emprendimiento tu taller clandestino por la viralidad en Instagram. ¿Cada cuánto podrás tener clientes?

Si empiezas a tatuar sin experiencia, no eres tú quien debe cobrar, sino que hasta deberías pagarle al cliente o darle gratis el servicio. ¿La razón? Un tatuaje es una marca a largo plazo, y si te quieres tatuar, no es recomendable ir con alguien inexperto. A no ser que seas la persona que busca lo barato para luego contratar el servicio de quienes arreglan tatuajes feos.

Fuente: Pixabay

5. Vender por catálogo

Si te invitan al multinivel donde vas a invitar más personas a unirse, tal vez el negocio no sea vender, sino meter gente a la pirámide en la que solo la punta gana.

Hay productos que suelen tener una mejor venta, pero es algo fácilmente replicable y con pocos márgenes. Incluso pueden ponerte metas a alcanzar para brindarte prestaciones como un auto (que te dicen será tuyo), pero para muchos vendedores son insostenibles.

Fuente: Especial

6. Chelerías callejeras

Esto es rentable en muchos sentidos, pero es ilegal y de mal gusto. Hay externalidades que no absorbes tú, como gente orinando en la calle, o el ruido para quienes rodean el negocio, sin contar peleas bajo el influjo del alcohol.

Además, nada asegura que no haya alguien con la ‘brillante’ idea de también vender los cerillitos y azulitos que tanto gustan entre la moda kitsch (curioso sumarle un porcentaje al precio de estas bebidas solo por servirlas mezcladas o ponerle chamoy a una lata, ¿poooor?).

Fuente: Pixabay

7. Vender postres y alitas

Este negocio ha sido copiado una y otra vez, y también saturaron los mercados con la oferta gastronómica. Las alitas suelen ser negocio porque las compras muy baratas y vendes dos o tres piezas en mitades a un alto porcentaje del precio. Sin embargo, todo tiene sus límites.

Estos negocios se mantienen como nuevos emprendimientos en muchos casos. Si aún quieres iniciar tu negocio aquí, piensa en qué es lo que te distinguiría de los demás. Si no, vas a terminar haciendo lo que todos y tendrás un autoempleo que no crece. Sigue Oink Oink para más sobre emprendimientos.

Publicidad