El exceso de refinerías es el próximo problema de la industria petrolera

El futuro está en los combustibles renovables
Imagen: Unsplash

Este año vimos un exceso en la oferta de crudo, que está retrocediendo con un paulatino aumento en la demanda. Sin embargo, el exceso de refinerías en el mundo no hace más que empeorar.

En particular, Europa tiene un exceso de refinerías. Cuando debido a la pandemia disminuyó a nivel mundial la demanda de energía, se implicó una fuerte presión para detectar y resolver el problema. Para los grandes productores de petróleo, varias refinerías podrían cambiar de giro o quedar abandonadas.

Las refinerías enfrentan una alta competencia global y regional en materia de exportación de gasolina, diésel y otros combustibles. Históricamente, los países desarrollados que refinan surtían a países en vías de desarrollo. Sin embargo, estos últimos han creado sus propias refinerías, generando una sobreoferta mundial.

Es importante destacar que la refinería más recientemente construida tiene 45 años de antigüedad, y mientras que las más antiguas han sido mejoradas, los diseños más recientes son más baratos y eficientes.

Las refinerías europeas están operando a su capacidad mínima. Raúl Alcamo, consultor de la firma Energy Aspects, considera que el mundo debería recortar un 10% de capacidad, mientras hay más refinerías en el mundo, fundamentalmente en China y Medio Oriente.

Imagen: Unsplash

El desplome de este año exacerbó el pánico. Bernstein Research indica que en mayo a nivel mundial hubo una capacidad de refinación en mínimos récord por 67%, muy por debajo del 84% promedio usual.

Mientras que la demanda en países desarrollados se está recuperando, se espera que en el largo plazo y para atender a la disminución en emisiones de gases de efecto invernadero, así como a la eficiencia en el uso de combustibles, se generalicen los vehículos eléctricos.

Para las compañías petroleras, como en los casos de BP, Royal Dutch Shell, o Total, la respuesta ha sido vender su participación en refinerías. En 2009, vendieron sus acciones en 18 refinerías. Por su parte, en agosto de este año, Shell vendería 5 participaciones de las 15 con las que cuenta.

Vender y transferir responsabilidades no cambia el gran problema que enfrenta la industrial. Las refinerías podrían convertirse en depósitos de combustible, o en dado caso, reequiparlas para que produzcan combustibles renovables.

Las grandes compañías europeas proyectan producir combustibles renovables en el futuro. Entre ellos están, Eni, Marathon Petroleum, Philips 66 o HollyFrontier.